Goro Miyazaki es uno de los directores que está dando de qué hablar en la actualidad gracias a su estilo honesto y al legado que sostiene como el hijo de Hayao Miyazaki.

Si aún no conoces al director de 53 años de edad, este es el momento indicado, ya que daremos un viaje por su formación como director de Studio Ghibli, lo que lo inspira y sus películas más memorables.

Un vistazo al pasado

Imagen de la entrada al Museo de Ghibli en Mitaka, Tokio, con Totoro en la.cabina de recepción y a los lados vegetación.

Para conocer lo que inspiró a Goro a convertirse en director, primero tenemos que hablar de su pasado, en especial de sus influencias más cercanas, su padre, Hayao Miyazaki y su madre Akemi Ota.

Si bien todos conocen que la relación entre padre e hijo ha sido tensa desde el comienzo, con la ausencia de Hayao debido al trabajo, pocos saben que la madre de Goro también se dedicó por años a la animación e incluso trabajó para cintas como ‘Kaze no Tani no Nausicaä’.

Con ambos padres dedicados al medio, lo primero que aprendió el director fue que seguir el negocio familiar no era una opción, ya que tanto Hayao como Akemi lo alentaron a conseguir un camino para él y que no fuese influenciado por la magia de Studio Ghibli para ello.

Siguiendo el consejo de sus padres, Goro se formó como paisajista, tomando como especialidad la creación de parques temáticos. Esta decisión lo devolvió al punto de partida años más tarde, Studio Ghibli, para ayudar con la creación del Museo de Ghibli en Mitaka, Tokio.

Un boleto dorado a Studio Ghibli

Imagen de Ged Senki de Goro Miyazaki con Ged sosteniendo la espada a arriba a abajo como si la sacará de su vaina y al fondo una pared de piedra y el cielo azul con una nube.

Tras trabajar en la construcción y de ejercer como director del museo, a Goro se le presentó una oportunidad única para dirigir su primer película, ‘Ged Senki’, tras entregar el guion gráfico al productor y cofundador de Ghibli, Toshio Suzuki.

Desde un inicio, la adaptación de la novela de Ursula K. Le Guin estaba destinada para Hayao Miyazaki, pero debido a que el director se tomó un descanso, Suzuki aprovechó la oportunidad para invitar a Goro al mundo de la animación.

Para bien o para mal, la primera película de Goro tuvo muchos obstáculos, desde discusiones con su padre, quien se encargó de señalar que era menos que un novato en el mundo de la animación, hasta fuertes críticas tras su estreno en cines. Consagrándose como la peor película de 2006 en los Bunshun Kiichigo Awards.

El estilo de Goro Miyazaki

Imagen de Sanzoku no Musume Ronya de Goro Miyazaki con todos los protagonistas reunidos y sonriendo hacia al frente mientras al fondo se ve un gran castillo, vegetación y el cielo azul.

Tras su primera película, el estilo de Goro queda definido como una copia inmadura de su padre, en sí, ‘Ged Senki’, es un grito de Goro por el reconocimiento de su progenitor y, aún así, se convierte en la mejor experiencia de su vida.

Ahora que probó dirigir y escribir como lo haría su padre, Goro comprende rápidamente que no tiene que ser como él, que hay algo único que puede aportar a Ghibli, como lo hicieron su próxima cinta ‘Coquelicot-zaka Kara’ y más adelante con la serie ‘Sanzoku no Musume Ronya’.

Gracias a esta colaboración entre Studio Ghibli y Polygon Pictures, Goro conoce la herramienta del 3DCG para dar vida a su visión, algo que aportará a su propio estilo como director de ahora en adelante.

Rompiendo el molde

Imagen tomada del tráiler de Aya yo majo de Goro Miyazaki con la protagonista con un micrófono entre las manos cantando con expresión salvaje y al fondo se ven adultos y lo que parece un bar.

Si hay algo que podía traer a la mesa tan solo Goro Miyazaki a Studio Ghibli es sin lugar a dudas el uso del 3DCG, una herramienta que su padre ha desprestigiado por años, y que él ha tomado como escudo y espada.

Tan solo su próxima película, ‘Aya to Majo’, se realizará al completo con esta modalidad, al igual que cintas como ‘Lupin III The First’ y ‘Stand By Me Doraemon 2’, algo nunca antes visto en el estudio que dio vida a innumerables obras a mano.

Actualmente, Miyazaki se encuentra supervisando y brindando apoyo a Goro en la producción de ‘Aya to Majo’. Por lo que solo nos queda esperar para ver en qué mágico lugar se convertirá Studio Ghibli para las nuevas generaciones con el estilo de Goro Miyazaki.

Escribir un comentario