Con un mercado saturado de opciones en el mundo del gaming, la transmisión del Nintendo Direct Mini dedicado a compañías externas mostró lo que la casa de Mario se trae entre manos.

La edición final de estas presentaciones para los estudios asociados con Nintendo presentó un elenco estelar de títulos muy llamativos para la marca. Además de dar un pequeño vistazo a una poderosa nube en su futuro.

Pisando fuerte desde el inicio, Square Enix presentó en detalle el nuevo Bravely Default II, una secuela que nos lleva a un estilo de JRPG fundamentalmente clásico pero lleno de elementos frescos que son ideales para este tipo de juegos.

Con una narrativa envolvente y una aspiración de convertirse en una referencia en esta plataforma de un género clásico, es uno de los títulos más llamativos.

Story of Seasons: Pioneers of Olive Town nos llevó a la legendaria saga de simuladores de granja y mantenimiento de espacios con un giro fresco, al tomar control de una desvencijada propiedad y demostrar nuestra capacidad de darle actividad productiva.

Por otro lado, Surviving the Aftermath nos ofrece un mundo devastado en el cual deberemos obtener recursos y buscar la manera de hacer crecer nuestro refugio y tener un semblante de sociedad en un ambiente devastado.

Bombas de la nube

Los anuncios más llamativos de fuera de la casa llegaron con dos impactantes estrenos para el futuro, Hitman III y Control.

Dos juegos de alta gama que se consideran títulos imposibles de trasladar a Nintendo Switch, tendrán lo que aparenta ser una versión en la nube para la consola que hace click.

Con dos adelantos que muestran las características de ambos títulos, encontramos una advertencia en el tráiler de Hitman III. Se necesita una conexión a internet constante para poder jugar, exponiendo que la transición de Switch hacia el futuro puede venir del cloud gaming.

Sin embargo, el evento estelar se lo llevaron Koei Tecmo y la misma Nintendo con el anuncio de la demo jugable de Hyrule Warriors: Age of Calamity. Horas después de filtrarse el rumor de su existencia, la versión de prueba del musou de The Legend of Zelda está lista para jugarse.