Imagen en fondo negro con el logotipo de Crunchyroll en naranja.

Desde agosto de 2020 Sony y AT&T se han mantenido en una fuerte negociación para definir el destino del servicio de streaming Crunchyroll y este viernes se reveló que estamos más cerca de la respuesta.

Gracias al reporte del medio japonés Nikkei, sabemos que Sony se encuentra actualmente en la última etapa para adquirir al servicio naranja, por un monto de casi mil millones de dólares que definirán el destino del servicio.

De tener éxito, Sony tendrá acceso a más 70 millones de usuarios alrededor del mundo, de los cuales 3 millones poseen cuentas pagas y que superan al millón de suscriptores que obtuvo con la adquisición de Funimation en 2017.

Aunque los números hablan por sí solos, no podemos dejar por fuera todo lo que conlleva la adquisición de Sony, al contar con todos los títulos que distribuye Aniplex, siendo el más codiciado la cinta ‘Kimetsu no Yaiba Movie: Mugen Ressha-hen’, que continúa batiendo récords en taquilla.

La expansión de Funimation a Latinoamérica, la adquisición de Crunchyroll, cuyo alcance es casi global, y un catálogo aplastante de anime, harían de las compañías de Sony una dura competencia para servicios como Netflix y Amazon Prime Video.

¿Qué significa esta venta para Crunchyroll y WarnerMedia?

Imagen de Lola Bunny girando un balón de baloncesto que tiene el logo de Crunchyroll.

Si bien ya hablamos de todos los efectos positivos que tendrá para Sony está adquisición, no hemos explorado que significa esto para Crunchyroll, AT&T y, en su defecto, WarnerMedia.

Desde hace más de un año, WarnerMedia se ha propuesto reducir la deuda de la compañía que llega a $1.501 millones, dejando en espera la venta de Crunchyroll tras la llegada de su nuevo CEO Jason Killar.

Aunque Killar pospuso la venta desde mayo de este año y WarnerMedia creó una colaboración entre Crunchyroll y HBO Max en el entretiempo, parece que su destino es inminente y por menos del dinero que pidieron inicialmente.

En agosto, Sony se rehusó a pagar $1.500 millones al conglomerado de AT&T quienes cobraban $500 por suscriptor pago de la plataforma, una estrategia que no les dio ninguna recompensa. En especial cuando consideramos que el precio final será de $957 millones.