Estamos a punto de cerrar el mes del miedo en uno de los años más atemorizantes de la historia reciente. Pero este Halloween es ideal para mirar atrás y conocer lo peor que la industria tiene para ofrecer.

Los juegos más horribles que se podrían imaginar han marcado a cientos de usuarios por toda su composición.

Desde una capacidad técnica lamentable hasta contenidos controversiales, el mundo del gaming tiene una colección de horrores de la que no suele presumir. Sin más preámbulos, ármate de valor para conocer a los juegos tan horribles que dan miedo.

Superman 64

Probablemente uno de los juegos que más dolores de cabeza causó durante años, no solamente en su concepto sino en uno de los gameplays más terribles que se recuerden.

En 1999, Titus Software presentó para Nintendo 64 un juego basado en la serie animada de Superman, considerada en su momento como una de las mejores producciones para televisión del género. Como suele ocurrir, su adaptación a videojuegos no estuvo a la altura.

Lo que uno podría pensar que se puede hacer en un juego sobre Superman, sale por la ventana. En esta oportunidad deberemos atravesar caminos de aros en el cielo de manera perfecta, con un control terrible en nuestros mandos y tantos bugs que podríamos perder la razón. El plan más nefasto que ni Lex Luthor habría podido concebir.

Big Rigs: Over the Road Racing

En retrospectiva, la idea de un camión gigante que desafía las leyes de la física es una potencial visión para un film de terror, en Big Rigs: Over the Road Racing estamos frente a un desastre técnico en todo sentido.

Vendido como un juego en donde conducimos un camión en carreras callejeras y huimos de la ley, en el producto final no existe nada de ello. La IA no funciona, así que solo podemos correr nosotros en contra de nadie, ni policías ni otros camiones.

Pero lo más alucinante es que nada puede detener nuestro vehículo, alcanzando velocidades imposibles, podremos escalar montañas, traspasar edificios y estructuras, así como correr al doble de la velocidad en retroceso e incluso salir de los confines del juego hacia el espacio negativo.

Super Seducer: How to Talk to Girls

https://youtu.be/N0QtcAU1Qa8

La obra máxima del…pintoresco Richard La Ruina es Super Seducer, un simulador de citas que utiliza Full Motion Video junto con elementos de toma de decisiones es difícilmente un videojuego y más un vehículo para la retransmisión de la persona que dirige este proyecto.

Con el objetivo de convertir a hombres “nerds” en “conquistadores”, La Ruina da tips de como actuar en torno al sexo opuesto que son absolutamente risibles y arcaicos en su concepción y ejecución, convirtiéndolo en una gran burla y en un intento de sacarle dinero a personas desesperadas.

Despedazado por la crítica especializada, Super Seducer es uno de los bodrios más detestables del año, y se le puede sumar el hecho de que Richard La Ruina parece dedicar su tiempo a la cacería de reviews negativas de su juego y buscar atacar a los creadores de contenido denunciando sus videos en YouTube, una auténtica vergüenza.

The Quiet Man

A veces una idea original no quiere decir que sea una buena, pero Square Enix no parece haber creído en esa frase al presentar el título The Quiet Man completamente desprovisto de sonido, con el fin de crear una mayor inmersión en torno al protagonista sordo de este juego.

La falta de audio, unido a la falta de subtítulos para entender las escenas cinemáticas que componen gran parte de este juego fueron suficientes para alejar a los jugadores de este juego y ser devastado por la crítica, al punto de utilizar las críticas negativas como campaña de marketing para una nueva versión que si incluirá el audio original del juego.

Sin embargo, nada de esto sirvió para hacer de este juego un título rentable o incluso apreciable, siendo solo destacable por su decisión de presentarlo de esta manera.

Hong Kong 97

Un título que se hizo infame tras su aparición en redes sociales, cargada de una sátira política un tanto extremista, el elemento ideal con el que su autor quería probar un punto particular.

Yoshihisa “Kowloon” Kurosawa es un periodista japonés que desarrolló este proyecto con la intención de parodiar a la industria del gaming y a la cultura asiática. Sin ningún tipo de experiencia, Kurosawa pidió ayuda a varios conocidos en sectores de la industria que hicieran el proyecto por él, como parte de una extensa broma pesada.

Diseñado como un Shoot ‘em Up, este juego nos llevaba a la historia de Chin, personaje basado en Jackie Chan, que ataca a millones de enemigos en la pantalla para eliminar a una versión robótica de Mao Zedong.

Rodeado de miles de elementos polémicos, el juego de Super Famicom es un desastre visual hecho claramente con un intento de molestar a quien lo juegue. Pero no fue sino hasta 2018 que Kurosawa develó la verdad sobre su producción.

Fallout 76

No hubo anuncio, ni mala campaña de marketing, ni mayor traición a una saga amada por los aficionados que pudiera superar lo que fue el controvertido lanzamiento de Fallout 76, que destruyó de un plumazo la gran confianza que la serie Fallout había acumulado.

Uno de los juegos de alto presupuesto con peor funcionamiento básico que jamás haya habido, el intento de crear una narrativa de un jugador en un juego multijugador que requiere conexión constante a internet ha salido completamente mal a Bethesda.

Errores constantes y notables en el juego eran la moneda común de este lanzamiento, que fue seguido por un parche del mismo tamaño del juego en su versión original, que lamentablemente no sirvió para arreglar ninguno de los problemas.

Pero, además, Bethesda ha ofrecido una de las peores campañas publicitarias en la historia para cualquier videojuego. Con la oferta engañosa de la mochila de lona de la Power Armor Edition, en la que presentaron bolsas de nylon en su lugar, cancelaciones de cuentas y negativa de reembolsos que amenazaron con acarrear acciones legales en su contra.

Ya van dos años de que se estrenara Fallout 76 al público, demostrando no solo una incorregible actitud de parte de Bethesda (que insiste en que el juego es perfecto) y las recurrentes producciones de instancias de monetización para exprimir más de una fanaticada que no merecen.

Escribir un comentario