Sega Sammy Holdings no va a recordar este 2020 con una sonrisa, especialmente con la reciente venta de sus activos al conglomerado GENDA.

La compañía reportó oficialmente a los medios que concretaron la venta de 85,1% de sus activos en la industria del entretenimiento, reteniendo apensas un 14,9% de los mismos. La principal razón de esto ha sido, obviamente, la pandemia de COVID-19.

Esta situación no es nada nueva para Sega. Desde 2018 se han reportado pérdidas constantes en varias de sus áreas de interés. Dos años después e incluso tras el estreno de la película de Sonic The Hedgehog, las cosas no han cambiado.

Dado que la mayoría de los activos de la compañía Sega Sammy estaban enfocados en el entretenimiento presencial en Japón, el impacto de la cuarentena hizo mella en su modelo de negocios. Presentando considerables pérdidas en sus hoteles, salas de arcade, restaurantes y sitios de entretenimiento, la venta fue inevitable.

Transcripción de la venta de activos de Sega Sammy Holdings al grupo GENDA

Sus compradores, el grupo GENDA, especializado en sitios de entretenimiento tendrá el control completo de la infraestructura construida por Sammy, con las maquinas de Pachinko como su principal objetivo.

Dentro de su reporte, Sega garantiza que no se perdió ningún activo de su división de videojuegos ni de sus máquinas de arcade (los salones puede que sean otra historia), entendiendo que esta pérdida debía asumirse de parte del sector que habría sido su causa.

Sin embargo, no se debe asumir esto como una noticia positiva para Sega de ninguna manera. Esta venta de activos obliga a los sectores restantes de la empresa a darle un giro a su modelo de negocios, con la posibilidad de que los videojuegos asuman una mayor carga.

Teniendo que generar productos redituables para elevar los ingresos de la marca, deberemos estar atentos a lo que estudios como Atlus sean capaces de crear en los próximos meses.

Escribir un comentario