Una nueva muestra del nivel de interés de la afición de videojuegos queda demostrado con el éxito que ha alcanzado Assassin’s Creed: Valhalla en su estreno.

La obra de Ubisoft ha duplicado la base de jugadores del día uno que se presentó en su anterior edición, Odyssey, según reporta GamesIndustry.biz. De la misma manera, la cantidad de transmisiones en Twitch han aumentado desde su estreno.

Esto convirtió a AC: Valhalla en el estreno más popular de Ubisoft en términos de presencia en redes sociales. Un auténtico logro para la compañía que, a fuerza de barrer la basura bajo la alfombra, busca recuperar su imagen pública.

Como se ha mencionado en el pasado, la comunidad gamer es terreno fértil para que se den estas situaciones. Es muy fácil ignorar las transgresiones que ha tenido una compañía con sus políticas internas si desarrollan un producto que les sea satisfactorio.

Recordatorio de Ubisoft

No está de más recordar que los juegos que presenta Ubisoft se crearon y construyeron sobre la espalda de miles de personas abusadas, discriminadas y explotadas por los cabecillas de la compañía.

Assassin’s Creed: Valhalla viene de la dirección creativa de Ashraf Ismail, quien seleccionaba y acosaba al personal femenino a su cargo por un largo período hasta ser expuesto. A Ismail se le permitió renunciar con beneficios al conocerse el escándalo, para después hacer un performance con su despido posteriormente.

Meses de presentación de casos y testimonios que expusieron una cultura altamente tóxica, que incluía (y trataba banalmente) acciones criminales por años dentro de Ubisoft, desembocaron en una triste disculpa de 4 minutos de parte de Yves Guillemot.

Confiando en que eso era suficiente para zanjar el asunto, el líder de la compañía impulsa la idea de seguir adelante y olvidar esta situación (con los aficionados más que contentos de seguirle el paso). Pero el caso Ubisoft no puede olvidarse y el abuso sexual no puede seguir saliendo impune.