Imagen promocional de Assassin's Creed Valhalla.

El cierre de 2020 parece ser finalmente dulce para el equipo de Ubisoft, tras confirmar que Assassin’s Creed: Valhalla es el estreno más exitoso de la franquicia.

El festival de vikingos que ha servido de inicio a la nueva generación de consolas para muchos usuarios superó las ventas de la primera semana de todos los títulos de la serie. Siendo la presentación más popular de una de las series con más aficionados en todo el mundo.

Esto fue confirmado por Julien Laferriere en una nota de prensa, recopilada por Gematsu. Develando la satisfacción de todo el equipo por este logro que eleva el nivel de reconocimiento de su franquicia más valiosa.

De esta manera es muy posible que Ubisoft llegue a las navidades con una bolsa llena de dinero gracias a sus ventas y posibles nuevas entregas del juego sigan llegando para las nuevas consolas.

Un día más en la industria de videojuegos

Siempre es pertinente tener en mente lo que ha marcado al año 2020 para Ubisoft como compañía, al develarse años de discriminación, abuso y acoso sexual dentro de sus oficinas.

Desde PlayerOne siempre se ha mantenido la intención de presentar estas denuncias de personas que sufrieron daños físicos y emocionales como hechos sustantivos que afectan directamente como debe tomarse la imagen pública de Ubisoft.

Por ende, la clasificación de sus productos no debe realizarse desde el vacío de “separar al artista del arte” o, peor aún, minimizar la situación como ha decidido hacer la opinión pública y la mayoría de los medios al analizar este juego.

Recordemos que el director creativo original de Assassin’s Creed: Valhalla fue Ashraf Ismail, quien se dedicó a acosar sexualmente a sus asistentes, seleccionando al personal femenino de su preferencia y abusar de su poder para propasarse con ellas.

Al descubrirse las acusaciones, Ismail tomó un descanso sabático y se le permitió retirarse de su puesto sin inconvenientes, para luego hacer un espectáculo público de su despido oficial.

Pero a los fans solo les importa que el juego sea bueno. Un día más en la industria de videojuegos.