Kratos y Atreus mirando al horizonte desde una montaña

God of War: Ragnarok es tan solo una posibilidad distante, pero ya tiene a los jugadores de PlayStation 5 emocionados por esta secuela.

Siguiendo la estela de God of War de 2018, considerado por muchos como el mejor de la PlayStation 4, se esperan grandes cosas de su sucesor inmediato. Pero lo más interesante es que aún no se tiene claro si esta nueva edición llegaría a la misma consola.

Esta fue una conclusión que dejó Jim Ryan en una reciente entrevista para The Telegraph, recopilada por Kotaku, donde el director general de Sony no ofreció una respuesta clara al respecto.

Con un simple “lo siento, no tengo nada que decir al respecto hoy”, Ryan dejó en el aire una gran confusión con respecto a lo que le puede quedar de vida útil a la PlayStation 4. Potencialmente echando por tierra las posturas previas expresadas por la compañía.

Con la flamante PlayStation 5 en el mercado, el nivel de interés por su predecesora está cayendo en picada. Una situación predecible, pero una que Sony no deseaba para la que fuera su obra maestra.

Confiando en que su solidez y probado rendimiento se mantendrían vigentes entre los usuarios que no tuvieron la oportunidad de dar el salto, su plan era extender la vida útil de la PS4 y seguir teniendo estrenos de alto nivel en la consola.

Pero a medida que se acercó la fecha de estreno de las nuevas consolas, los jugadores fuertes de la industria decidieron volcar su apoyo a la nueva consola, acelerando la percepción de su obsolecencia.

Ahora, al conocer que no se puede confirmar uno de los futuros juegos fuertes de los estudios de Sony para la cuarta consola de la familia PlayStation, su futuro empieza a verse todavía más gris.

¿Quiéres ver God of War: Ragnarok en PS4? ¿O piensas que es el final de su existencia y que solo se deben enfocar en PS5?