Xbox Series X parece ser la consola que mejor se adapta a los deseos de los aficionados con respecto a la pasada generación de sistemas.

Con un sistema de retrocompatibilidad mucho más abierto que el de PlayStation 5, compañías externas al abanico de Microsoft y Sony afirman que el nivel máximo de resolución obtenible es mucho más alto en la nueva Xbox.

Según Psyonix, en declaraciones para Eurogamer, la versión de Rocket League para Xbox Series X puede alcanzar los 120 frames por segundo en su máxima resolución posible. Mientras que su versión de PS5 se queda en 60 frames en resolución 4K.

El razonamiento de esto es técnico. La consola de Sony realizó una infraestructura diferente de retrocompatibilidad que demandaría un trabajo extenso para que el juego se puede lanzar con esa resolución. Mientras que en la edición de Xbox Series X, se puede hacer en un pequeño parche.

Esto solo es posible con la consola principal, dado que la Xbox Series S no está equipada para llegar más allá del 4K, lo que la ubica en el mismo estatus que la PS5 en este renglón particular.

Pero no se trata unicamente de Rocket League, dado que Infinity Ward explica que Call of Duty: Warzone dispone de la misma infraestructura. Con una mayor facilidad para mejorar la resolución en la Xbox Series X que en la PlayStation 5 hasta la fecha, lo cual es una movida particular.

El acuerdo entre Activision y Sony que garantiza mejoras para las consolas PlayStation en los títulos de Call of Duty haría de esta serie una de las principales beneficiarias de actualizaciones de resolución. Pero este no ha sido el caso.

Con la retrocompatibilidad como un pensamiento secundario para la PlayStation 5, este es el momento en el que la Xbox Series X puede sacar ventaja en los albores iniciales de la guerra de consolas.