Una de las luchas más fuertes para todos los juegos online es en contra del lag y para PUBG no es la excepción.

Tras muchas quejas a lo largo del tiempo de su base de jugadores, se ha extendido el rango de servidores oficiales del battle royale a nuevos territorios en Estados Unidos y ciudades específicas en Europa.

Estas migraciones no vienen gratuitamente. PUBG sufrió fuertes ataques DDos a lo largo del año, llevándolos a mover su base de operaciones y realizar servidores de prueba para extender la operatividad del juego.

En la región norteamericana se migró desde Dallas a Virginia, llevando a numerosas quejas por la lentitud de las partidas. Mientras tanto, en Europa se migró desde Irlanda hasta Alemania, teniendo como resultado una distribución similar del lag en partidas.

En el caso del viejo continente, según sus mismos detalles oficiales, se trata de tomar la decisión que más los acomode y que les permita trabajar mejor, en sus palabras:

“En el caso de Europa, el pasado mes de septiembre trasladamos nuestros servidores para consolas de vuelta a Irlanda tras su paso por Frankfurt. En aquel período, Frankfurt también fue víctima de ataques DDoS, por lo que tuvimos que decidir rápidamente y trasladar nuestros servidores europeos a Irlanda con el fin de estabilizar cuanto antes el servicio.

¿Y por qué Irlanda? Cuando lanzamos el juego en Xbox One, dábamos servicio a Europa a través de servidores en Irlanda, pues la mayor parte de nuestros jugadores europeos eran del Reino Unido. De hecho, nuestros servidores europeos han estado en Irlanda durante casi todo el período de servicio para consolas de PUBG. Así pues, de entre varias opciones de ubicaciones de red, elegimos Irlanda porque ya conocíamos las prestaciones que podía ofrecernos.

Sin embargo, sabemos que algunos de nuestros jugadores de consolas se han visto negativamente afectados por el traslado a Irlanda respecto al rendimiento del servidor en Frankfurt. Aunque sabemos que es prácticamente imposible satisfacer las necesidades que surgen en cada rincón del planeta, queremos asegurarnos de que nuestros servidores estén en zonas donde podamos proporcionar las mejores condiciones de red para la mayor cantidad posible de jugadores”.

Por el momento solo corresponde esperar a que se estabilice todo dentro de PUBG, con especial énfasis en el soporte de las consolas, que son las más afectadas por estos movimientos.

Escribir un comentario