Logotipo de World of Warcraft: Shadowlands

Para los jugadores de World of Warcraft, el inicio de una expansión es uno de los eventos más importantes de la larga vida de este MMORPG.

Fuente irrepetible de experiencias y de aventuras, todo el contenido se siente realmente nuevo, incluso con la proliferación de los servidores de prueba y los streamers. Shadowlands no ha sido la excepción.

Una nueva historia que tiene el difícil trabajo de cerrar el ciclo de la polarizante expansión Battle for Azeroth y conducir la historia por un camino que nunca había sido explorado. Una historia marcada por personajes y ambientes sin precedentes, algo difícil para un juego de 16 años de vida.

¿De dónde venimos?

Tras el final de la Cuarta Guerra entre la Alianza y la Horda con un tratado de paz entre ambas facciones, la derrota del dios antiguo N’zoth y la desaparición de Sylvanas Brisaveloz, Azeroth tiene muchas heridas que sanar.

La Horda rompió con su sistema de Jefes de Guerra y es gobernada por una coalición de líderes raciales, con la misión de reestablecer las divisiones causadas por Sylvanas y responder por los crímenes de guerra ante sus rivales.

En la Alianza las cosas no están mejor. El armisticio entre las facciones ha dejado a varios de sus cabecillas con un mal sabor de boca, en especial a Tyrande Susurravientos, líder de los Elfos de la Noche. Demandando venganza por la destrucción de Teldrassil, la guerrera de la noche quiere la sangre de Sylvanas.

Pero la otrora Jefa de Guerra no ha estado quieta. Como se mostrara en la cinemática de anuncio de esta expansión, Sylvanas derrotó al Rey Lich y destruyó el Yelmo de la Dominación, rompiendo así el velo entre los mundos de la vida y la muerte.

Esto desata una invasión de muertos vivientes en todo el mundo de Azeroth y, aprovechando la confusión, misteriosos agentes capturan a los líderes de la Alianza y la Horda, por lo que nos corresponderá rescatar a nuestros aliados y descubrir la verdad.

Las Tierras Sombrías

Cuando se trata de no-muertos, hay que ir con el especialista. Bolvar Fordragon, quien asumiera el rol de Rey Lich, nos explica que Sylvanas ha llevado a nuestros amigos a las tierras sombrías.

Un territorio conocido como las Fauces (The Maw) a donde las almas condenadas van a una tortura eterna es nuestro destino. Iniciando una misión de rescate llena de peligros y encontrando a nuestros aliados rápidamente.

No pasa mucho tiempo antes de que veamos a Sylvanas y a su nuevo socio, el Carcelero (The Jailer), quienes buscan algo especial en los campeones de Azeroth que no se nos es develado en estos momentos. Solamente existe una salida, un portal extinto al que solo nosotros podemos activar.

Fracasando en nuestra misión de rescate de momento, somos enviados fuera de las Fauces hacia la ciudad de Oribos, donde se juzgan a todas las almas que mueren. Es aquí, como las únicas personas del mundo de los vivos que han escapado de las Fauces, donde descubrimos que el antiguo balance de la vida y la muerte está roto.

¿La última esperanza?

Los habitantes de Oribos nos dejan claro que establecer contacto entre el mundo de los vivos y los muertos será fundamental para frenar las intenciones del Carcelero, pero difícilmente podremos lograrlo sin conocer las tierras sombrías.

Enviándonos a las tierras de Bastion, iniciamos nuestro viaje para conocer a los Pactos Ancestrales que componen el sistema de facciones de este mundo. Los nobles Kyrian de Bastion, los poderosos Necroseñores de Maldraxxus, los sabios Noctifeéricos y los sibaritas Venthyr.

Todos afectados por las acciones del Carcelero, necesitan de la ayuda de los héroes de Azeroth para sobrevivir.

Experiencia escalonada

Fuera de los elementos de la historia, cada expansión de World of Warcraft busca darle un giro a la experiencia de juego desde cada punto. Sea la estética, el gameplay o la manera de progresar en niveles y equipamiento, la idea general es que el juego se sienta nuevo y familiar a la vez.

La aplicación de la expansión de manera escalonada, incluyendo el preparche con las novedades de customización y la conversión de niveles, permitió tener uno de los estrenos más fluidos de reciente memoria en la historia de Wow.

Sigue siendo la primera semana del juego y los detalles de su contenido se seguirán develando con el paso del tiempo, por lo que el mundo de la muerte nos ofrecerá muchas sorpresas.