Mientras la crítica sigue dando palmadas en la espalda de Ubisoft por Assassin’s Creed: Valhalla, muchos usuarios se están quedando fuera del juego.

Específicamente hablando, los jugadores que disponen de copias físicas de PlayStation 4 y quieren acceder a la edición mejorada de PlayStation 5 no han tenido acceso a este beneficio.

Esta situación inició el 22 de noviembre, cuando se denunció que no se podían hacer las mejoras de las versiones de PS4 a PS5 de AC: Valhalla y Watch Dogs: Legion, con particular demanda hacia el primero.

En términos específicos, varias ediciones físicas en países europeos no parecían ser compatibles con las ediciones de PlayStation 5 que Ubisoft autorizó para hacer el salto generacional gratuito para ambos juegos.

Por toda una semana, la compañía francesa no ofreció respuestas más allá de “estamos investigando la situación”. Dejando así a cientos de aficionados sin poder disfrutar el juego apropiadamente en sus flamantes nuevas consolas.

El día de hoy, se llevó el problema a redes sociales con la publicación de un tweet oficial de Ubisoft, manifestando que siguen trabajando en una solución para el problema. Afortunadamente, quienes experimentan este problema no recibirán un cobro por esta situación, por lo que seguramente son sujetos muy agradables en Ubisoft, ¿verdad?.

Sujetos no muy agradables

Una vez más, es pertinente presente lo que ha marcado al año 2020 para Ubisoft como compañía, al develarse años de discriminación, abuso y acoso sexual dentro de sus oficinas.

Desde PlayerOne siempre se ha mantenido la intención de presentar estas denuncias de personas que sufrieron daños físicos y emocionales como hechos sustantivos que afectan directamente como debe tomarse la imagen pública de Ubisoft.

Por ende, la clasificación de sus productos no debe realizarse desde el vacío de “separar al artista del arte” o, peor aún, minimizar la situación como ha decidido hacer la opinión pública y la mayoría de los medios al analizar este juego.

Recordemos que el director creativo original de Assassin’s Creed: Valhalla fue Ashraf Ismail, quien se dedicó a acosar sexualmente a sus asistentes, seleccionando al personal femenino de su preferencia y abusar de su poder para propasarse con ellas.

Al descubrirse las acusaciones, Ismail tomó un descanso sabático y se le permitió retirarse de su puesto sin inconvenientes, para luego hacer un espectáculo público de su despido oficial.

Pero a los fans solo les importa que el juego sea bueno y se vea bonito.

Escribir un comentario