No son muchos los jugadores que conocen este título y es por ello que en este artículo haremos un breve análisis de Arms, uno de los mejores representantes de los juegos estilo ‘Splatoon’ de la Nintendo. Este estilo se traduce en que su contenido es actualizado de forma continua y por ende, diferenciándose su actual contenido con el que se lanzó hace tres años.

Con sus colores vivos, brillantes y acompañado de una excelente animación, llegó Arms de la mano de Nintendo en 2017, con una jugabilidad sencilla y a la vez compleja que se presenta como una alternativa magnífica para estas fiestas decembrinas.

Se centra en la lucha con la técnica del boxeo con brazos extensibles hasta lo inimaginable. Ideal para jugarlo en grupo de amigos o en familia, promete largas y entretenidas horas de loca diversión. Sin necesidad de una practica previa, pues es muy simple de aprender, con Arms tendrán diversión a montón mientras saltan para esquivar los puñetazos del contrario.

Poseedor de una excelente base jugable que no ha cambiado hasta la fecha, Arms ha transitado un corto pero fructífero camino que lo hace merecedor de tenerlo como uno de los favoritos no solo en estas próximas fiestas navideñas, sino todo el año en tu biblioteca de juegos.

Dos luchadores de Arms en combate

Arms: una propuesta innovadora en el combate

Cuando se dice que un juego innova en su propuesta nos referimos a que estamos en presencia de algo singular y atractivo y esto es lo que sucedió con Arms. En este análisis del famoso título de Nintendo, veremos una trama centrada en la lucha boxística aunque alejada del estilo de ‘Street Fighter’ o ‘Tekken’. El núcleo del juego es el boxeo en la arena con un máximo de cuatro jugadores.

Gana el primero que le quite toda la vida a su rival a través de auténticos puñetazos. Su lucha no es cuerpo a cuerpo sino que a más distancia entre tu y tu oponente, pues mejor. Y esa es la mecánica principal del juego. Lanzar puñetazos desde una respetable distancia te asegura que no te noquearán, pero cuidado. Esto no significa que el oponente no contraataque con la misma técnica, así que prepárate para esquivar los golpes del contrario con astucia y agilidad.

Arms contiene en total diez luchadores donde cada personaje representa un mundo distinto. Esto requiere conocer los modos de lucha de cada uno de ellos y cómo se mueven en el escenario para poder contraatacar sus respectivas técnicas que ejecutan con rápidos movimientos. Este reducido número de competidores de Arms le ha sido criticado a la Nintendo, pues los usuarios solicitan que se amplíe la plantilla.

Si bien Arms no tuvo una aceptación abrumadora en el público en su lanzamiento, fue ocasionado principalmente por el límite en la plantilla de luchadores. Sin embargo, esto ha cambiado ya que a los largo de estos tres años Nintendo ha actualizado el título logrando calar en el gusto de un público cada vez más amplio.

Luchadores de Arms en la arena de combate con brazos extensibles

Nintendo lanza un reto digno de aceptarse 

Dominar Arms para los que acepten el reto les llevará varias horas pero estas valdrán la pena. Muy especialmente cuando manejen las distintas formas de control que les permitirá jugar de todas las formas que les permita el mando. Todas estas luchas se verán en su máxima expresión cuando jueguen en el modo multijugador donde ya existen competencias bastantes exigentes.

Lo importante que sepas es que no deben apretar botones a los loco cuando estén en combate sino al contrario, leer las tácticas del adversario. Eso y saber escoger los puños cuando conoces al oponente, pues los hay rápidos y poderosos y otros que trazan una curva asombrosa que les da al adversario en plena cara así tengan el rostro volteado al lado contrario del combate. Por supuesto están los que lanzan rayos, fuego, electricidad y otras cosas más que deberán descubrir en los combates.

Un luchador combatiendo con un puño en forma de esfera

Un futuro que se pierde de vista 

Arms tiene un gran futuro y va en vías de convertirse en una franquicia. Nintendo lo sabe y así quedó demostrado en este análisis. En este juego la imaginación no tiene límite. Su versatilidad incluye los escenarios, donde dependiendo de tu contrincante, lucharás en determinados entornos. Algunos de estos te permitirán ocultarte, otros volar por encima del enemigo y en otros, pegar frenéticos saltos que te harán salir de la arena y aterrizar detrás de tu enemigo.

Otro punto fuerte del juego es lo imprevisible tanto en la contienda como en el desenlace final de cada combate. Estos momentos vendrán dado porque sin previo aviso, podrá aparecer en la arena una especie de regenerador de potencia o por el contrario, una temible bola explosiva que los mandará a todos a volar, literalmente.

Obviamente que este tipo de situaciones desestabilizan los combates pero es allí donde el jugador sabrá aprovechar el momento para tomar ventaja y vencer al enemigo.

Es importante tener en cuenta que, a medida que avanzan, podrán acumular puntos que les permitirá desbloquear nuevos puños. Mención aparte merecen los efectos sonoros de Arms, pues son bastantes convincentes así como las voces de los luchadores. Y ni hablar de la absoluta libertad de movimientos, la cual es uno de los puntos fuertes de Arm y que juega a favor de los participantes en los combates. Con esa libertad plena podrán girar, sortear obstáculos y por supuesto, vencer.

Pero esto requiere que sepan moverse en el escenario, pues solo así podrán participar en competencias sea con la IA o en el online, pero está absolutamente prohibido quedarse quieto. Sin embargo, Arms no tiene mayores complicaciones y esto ayuda por su modo arcade, lo cual fue una excelente apuesta de Nintendo. Lo mismo puede decirse de sus tiempos de carga, bastante cortos donde una vez que inicias la partida comienzas a jugar.

Luchadores combatiendo en Arms

El buen comienzo de Arms continúa su camino

No queda duda que la Nintendo supo renovar con Arms, las bases de lucha en la arena con su peculiar estilo de combate. En este análisis se comprobó la buena combinación de la estrategia combativa con una diversidad de puños que hacen al juego verdaderamente carismático. A eso se le suma la diversidad de escenarios que son aprovechables para una mejor defensa y/o ataque y por supuesto, el modo imprevisible, como explicamos antes.

Arms fue creado para jugar en compañía y es en la actualidad, una de las mejores propuestas multijugador con un núcleo central que sabe convencer a los jugadores. Como todo, tiene sus pequeños defectos que Nintendo irá corrigiendo sobre la marcha. Estos están centrados principalmente en el deber de actualizar sus puños y aumentar la plantilla de combatientes.

Un punto imposible dejar de nombrar a favor de este juego es el mando Joy-Con. Con él lograrán un control en el juego que pudiera calificarse de excepcional. Lo mismo puede decirse de su duración, la cual calificaría de simplemente incalculable. Si crees que en unas cuatro horas sabrás las tácticas de combate de cada uno de los diez jugadores, estás algo lejos de la realidad.

Arms es sin duda, una excelente apuesta de Nintendo, y es también un título para darle cabida en nuestras preferencias. Tiene todo con que cautivar y por supuesto, enganchar. Y lo mejor -como dijimos antes- para jugarlo en compañía con amigos o la familia. Altamente divertido para los que no lo dominen, podrás invitar a ese familiar poco ducho en estas luchas o a ese amigo que se anima a acompañarte en la experiencia. Serán presas fáciles para arrearlos a puñetazos limpios por todo el escenario mientras lloramos –literalmente– de risa.

Luchadores en pleno combate

Escribir un comentario