Imagen tomada de uno de los manga de Eiko Hanamura con una chica mirando con expresión soñadora a la cámara.

La mangaka y pionera del Shojo, Eiko Hanamura, falleció a los 91 años el pasado jueves 3 de diciembre dejando tras ella un gran legado para la industria.

El anuncio se publicó a través de la página web de la sociedad de dibujantes de Japón de la cual era presidente hasta su muerte y que ofreció un mensaje de aliento para sus familiares.

«Eiko Hanamura, miembro honorario de la asociación, falleció por enfermedad a las 20:12 del jueves 3 de diciembre del segundo año de la era Reiwa.

 

La señora Hanamura fue miembro de la asociación desde los primeros días y se desempeñó como funcionaria durante mucho tiempo. Oramos sinceramente por su alma».

Aunque el comunicado no detalla el motivo de su fallecimiento, el portal de la TV japonesa NHK aseguró que Hanamura partió de este mundo rodeada de sus amigos y familiares tras padecer síndrome de disfunción multiorgánica.

Hay que recordar que el motivo detrás del anuncio tardío de su fallecimiento se debe a que en Japón los medios de comunicación brindan a los familiares un tiempo prudencial antes de publicar la noticia.

Eiko Hanamura: la pionera del Shojo

Ilustración de si misma de Eiko Hanamura mientras sonríe con un pájaro frente a su rostro en blanco y negro

La era dorada para los mangas shojo no podría haber sido la misma sin la genialidad que brindó Eiko Hanamura a la mezcla que la llevaría a convertirse en una de las mejores en el medio.

Con una audiencia llegando a mujeres de todas las edades desde su debut en 1959, Hanamura se encargó de romper barreras entre el shojo tradicional y el contenido para adultos.

Su y sus historias, entre las que se encuentran una extensa cantidad de mangas, one shots y adaptaciones de las mismas a la pantalla pequeña, la convirtieron en un miembro permanente de la Société Nationale des Beaux-Arts de Francia.

Eiko Hanamura ya no se encuentra entre nosotros, pero su arte, la pasión que brindaba en cada una de sus obras y los corazones que tocó mantendrán su legado a lo largo de la historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *