Una de las franquicias más importantes de una generación de gamers, Mass Effect, se prepara para regresar en los próximos meses.

De la mano de BioWare, la ceremonia de The Game Awards 2020 sirvió como el escenario para mostrar un pequeño espacio que nos narra la historia de Mass Effect y como se ha llegado a un punto devastado en el futuro.

Con un vistazo del símbolo de N7 y el rostro de Liara en un campo nevado, solo podemos esperar para saber que será lo que ocurrirá con BioWare al final del día.

Las expectativas son las más altas para este juego, con mucho peso en su mochila tanto para la franquicia como para BioWare en general, en especial con sus gobernantes esperando cualquier traspié.

Entre la espada y la pared

Para nadie es un secreto que BioWare está en problemas en cuanto a su productividad. Tras el éxito de Dragon Age: Inquisition, la creadora de RPG de alto nivel solo se ha llevado chascos.

El desastre de Mass Effect: Andromeda fue un golpe duro para el estudio, dejandolos en una posición incómoda frente a EA. Desde allí se les puso una tarea imposible y para la que no estaban listos: un looter shooter.

Anthem los hizo polvo. Una obra elevada al máximo en su mercadotecnia y que cayó tan bajo en muy poco tiempo, en un fracaso histórico con muy pocos precedentes. Electronic Arts no tomó una decisión en cuanto a BioWare en ese momento gracias al éxito de Apex Legends de la mano de Respawn.

Fuera del desarrollo de Anthem, a BioWare le toca ahora producir en grande con un nuevo Dragon Age y este nuevo Mass Effect que está por llegar, pero hasta ahora no hay nada claro para el futuro de la legendaria marca de RPG occidentales.

¡Para seguir los Game Awards en vivo te invitamos a visitar nuestra cuenta en Twitter @playeronevg!

Escribir un comentario