Marvel’s Avengers fue uno de los juegos que marcaron la tendencia del mundo del gaming a partir de su anuncio a mediados de 2019.

Presentado en el panel oficial de Square Enix en la E3 2019, la casa japonesa tiraba la casa por la ventana para amarrar a la mayor cantidad posible de fans en una experiencia única. Algo prácticamente infalible tras el final de la saga cinemática de Avengers Endgame.

Con los héroes más poderosos de la Tierra en el pináculo de su popularidad, el tener su versión en videojuego habría sido la continuación ideal del fenómeno. Sin embargo, los detalles de este juego lo hundieron en un abismo que nadie se imaginaba.

Aunque, como toda la industria, Marvel’s Avengers sufrió retrasos en su producción debido a la pandemia, el nivel de inversión multinivel que se realizó para este juego no era algo para ignorar. Llevando a una gran anticipación por su producto final y es ahí donde empezaron los problemas.

Beta de Marvel’s Avengers

Cuando se estrenó la versión de prueba del juego desarrollado por Crystal Dynamics, se develó uno de los elementos más preocupantes de todo el título: era un Looter Shooter. Aunque carece del elemento de disparos, el modelo de sustentar el progreso del juego en base a la obtención de recursos ganados en partidas es prevalente en Marvel’s Avengers.

Similar al modelo aplicado en juegos como Destiny y que muchas compañías intentan desesperadamente emular, dado su potencial de alcanzar mayores ingresos monetarios a través de micropagos.

Esta es una señal de peligro que normalmente se ignora en los estrenos de la industria, a veces de buena fe y a veces no tan buena. ¿Cuál es la razón? Si un videojuego a nivel técnico ofrece un gameplay que sostiene su balance en su economía interna, corre el riesgo de fracasar por completo.

El desarrollo de Marvel’s Avengers era plenamente consciente de esta posibilidad, dado que se enfocaron fuertemente en afirmar que su plataforma de micropagos no contendría elementos de pay to win y que el crecimiento se daría a través de jugar regularmente en las diversas modalidades de juego.

Mucho podría decirse sobre las intenciones de desarrollar contenido con el paso del tiempo, sobre sus ambiciones de generar contenido progresivamente en la forma de nuevos personajes con historias originales.

Pero esta no es la causa principal de la debacle de Marvel’s Avengers.

En sus propios términos

Los Avengers sufren una de las debacles más grandes dentro de la historia del juego, en un evento recordado por ser una celebración de su existencia, The A Day. Un ataque combinado de AIM junto con Taskmaster fue capaz de destruir todo por lo que estaban luchando.

Es este grupo de villanos quienes son el motor de esta situación, buscando metahumanos de todo nivel y llegando hasta Kamala Khan, una joven aficionada de los Avengers con poderes de alterar su estructura corporal.

Con un argumento que explora el retorno de los héroes a la actividad, veremos muchas batallas y búsquedas importantes para nuestros héroes. En el papel luce como un título interesante.

Pero su modalidad de historia es la parte menos importante del balance de juego, siendo su modo multijugador el fundamento para el crecimiento constante del juego, con partidas cooperativas para batir enemigos controlados por la IA.

Estos enemigos destacan por no ser particularmente interesantes. Científicos de AIM, robots de AIM y élites sin nombre son los objetivos. Ningún nombre importante de la galería de personajes de Marvel, que no son pocos.

Esto nos deja en un grind. Jugar y jugar repetitivamente para obtener recursos para mejorar nuestro equipamiento y cualidades. Esto no encaja con los Avengers en lo más mínimo, al no ser exactamente un equipo de chatarreros que recogen piezas de sus enemigos.

Marvel’s Avengers queda, con este elemento, completamente expuesto como un juego completamente confuso. Los Héroes más poderosos de la Tierra no salvan el día, sino que coleccionan recursos de los villanos para hacerse más fuertes y continuar la pelea en un espiral descendente que no tendría fin.

Si un árbol cae y nadie puede oírlo…

Exponer un juego a veces no es suficiente. Títulos con mecánicas abusivas y persistentes que viven solo para exprimir dinero son parte de la actualidad de la industria prácticamente al 100%.

Pero el fracaso viene cuando la oferta no es capaz de justificar el grind que quieren que los jugadores tengan. Marvel’s Avengers no luce como el juego definitivo de la marca más exitosa de la última década. No es capaz de acercarse siquiera al trabajo de Sony e Insomniac Games con Marvel’s Spider-Man.

Es un título artificial, más enfocado en vender skins y en afirmar que no está vendiendo skins que en crear una historia sólida con los elementos que caracterizaron a los filmes de Avengers, que son la razón por la que este juego se vendería.

Pero con una tasa de menos de 2000 jugadores activos en sus servidores y sin mayores ofertas para el futuro (Hawkeye y Kate Bishop no van al voltear la tendencia, aunque Black Panther podría ayudar), Marvel’s Avengers seguirá hundiéndose en el mar de la derrota.

Escribir un comentario