El estreno de Call of Duty: Black Ops Cold War es lo que marca el camino de la serie de disparos de Activision.

Con la llegada de su primera temporada de contenidos, el paquete de armas, materiales cosméticos, mapas y modos de juegos usuales de cada trimestre ya están para satisfacer a sus fans. Además, la temporada inicial del nuevo juego afectará directamente al resto de los títulos de la serie.

Obviamente, Call of Duty: Warzone va a ser el nexo que acumule todos los contenidos disponibles del juego dentro de su battle royale persistente. Siendo Black Ops Cold War la primera prueba real de su persistencia más allá de su edición original.

Sin embargo, resulta llamativo saber que Call of Duty: Modern Warfare también formará parte de la Temporada 1 de contenidos del nuevo juego. Activision ha confirmado, gracias a un reporte de Eurogamer, que la edición 2019-2020 del shooter más famoso del mundo no se quedará fuera.

El progreso del pase de temporada se podrá realizar dentro de Modern Warfare y sus contenidos establecidos. Su única desventaja es que no hay mapas ni modalidades nuevas como si las hay en Black Ops Cold War.

Para muchos puede parecer poco, mientras que para otros puede ser algo muy notable al seguir dándole vida a la versión de Call of Duty que muchos han dado por muerta con el estreno de su nueva edición.

Este parche de contenido tiene un peso de más de 21 GB para todas las plataformas y para todas las versiones del juego, por lo que corresponde hacer un ajuste de espacio para cada sistema en caso de querer continuar con esta aventura.

Activision ha dispuesto que Call of Duty comience la compartimentación de sus elementos descargables, permitiendo a los jugadores la descarga de lo que consideraban importante y descartar lo que no les importe.

Escribir un comentario