Ya se cumplió el primer de mes de World of Warcraft: Shadowlands y ya se han superado los albores iniciales de la lucha en las tierras sombrías.

Ya conocemos en detalle a cada una de las Curias que componen el orden en el mundo más allá de la muerte y tomamos la decisión para seguir a la que mejor nos parezca. Sean estéticas, por historia o por sus habilidades únicas, tendremos que elegir un lugar al cual llamar hogar en esta expansión.

Es a partir de este punto en donde entra en escena el Renombre. Tanto un título de reputación como un recurso de uso importante, el adquirir renombre con nuestra Curia nos permitirá acceder a mayor poder y elementos para construir equipo legendario.

Comenzamos a obtener Renombre completando la línea de misiones que nos llevan a explorar lo más profundo de nuestra respectiva facción, teniendo que adherirnos a sus costumbres y cumplir con el deber de sus campeones. Estas misiones son de carácter diario y tienen un límite, algo usual dentro de World of Warcraft.

Existen diversos métodos para elevar el nivel de Renombre, con misiones extra dentro de diversas áreas de las tierras sombrías para sacar algún nivel extra. Pero debe tenerse en cuenta que hay un nivel semanal de recursos disponibles para obtener y que debe esperarse a que se habiliten nuevamente.

Esto quiere decir que se elimina el farmeo de Renombre que pueda romper o estirar el balance del juego. Una de las piezas más criticadas de Battle for Azeroth fue la acumulación de Azerita como componente de poder para el endgame del título, al esencialmente tener que vivir para llegar al límite de poder.

Al anclar el recurso a un límite semanal, se busca que el crecimiento se mantenga igualado y se estire el tiempo de juego de manera constante.

Escribir un comentario