Estamos por cerrar la puerta definitivamente del año 2020, uno de los más controvertidos y difíciles en la historia reciente para todo el mundo.

Dentro de la industria de videojuegos no se pudo escapar de la complicación global de la pandemia de COVID-19, al influir en cada aspecto de su operatividad y cuyas consecuencias todavía se perciben.

Enmarcados por una nueva generación de consolas y hardware específico para videojuegos, los límites para el poder específico del gaming se han extendido a niveles insospechados, siendo esto el inicio de un nuevo estándar para la industria.

Pero así como se expanden los horizontes, los pecados del pasado no se olvidan, incluso para una audiencia de memoria selectiva como los gamers. Las explicaciones que deben dar los más poderosos de la industria por sus errores y afrentas se incrementan tanto como la capacidad técnica de sus sistemas.

¿Hay cosas por las cuales esperar este año? Sin duda, y estas dan mucho que pensar a quienes tienen esperanzas en que los videojuegos pueden ser mejores y que sus audiencias también.

Un Cyberpunk 2077 que funcione

Probablemente la expectativa más positiva para 2021 es que el juego más esperado de 2020 tenga al menos un ápice de funcionalidad que represente su nivel de anticipación.

Tras el estrepitoso fracaso de sus versiones para consolas de octava generación (para las que estuvieron anunciadas desde el inicio), se espera que CD Projekt Red tenga al menos la habilidad de crear una versión más funcional del título.

Teniendo además que lidiar con las demandas legales que les ha dejado este lanzamiento de parte de sus mismos accionistas, la casa polaca tiene las manos llenas con Cyberpunk 2077 y su caída del pedestal como “los chicos buenos”.

Un paso más hacia el retiro

El año 2021 será probablemente el año final de vida útil de la PlayStation 4 y la Xbox One como consolas de primera línea. Ya estamos viendo como poco a poco dan un paso atrás para cerrar su ciclo y dejar el mando en manos de sus sucesoras.

Si bien Sony y Microsoft han tenido maneras distintas de promocionar sus nuevos sistemas, si es una realidad que sus prioridades están marcadas en que tanto sus nuevos sistemas como sus plataformas de distribución sean los más grandes del mercado, por lo que no habrá tiempo de mirar atrás.

El turno de Nintendo

Ya Nintendo está cómoda con no competir con Sony y Microsoft en una contienda de poderes, reflejando su participación en crear juegos que llenen a audiencias más variadas y a sus fieles aficionados.

En 2020 marcaron el camino con Animal Crossing: New Horizons, indiscutiblemente el juego de pandemia y de la cuarentena, al ser una manera de generar catarsis y sentimientos positivos en un año tan duro. Dejando a la casa japonesa con la difícil tarea de superar esta creación.

La rumoreada creación de una nueva versión de Nintendo Switch de mayor poder, junto a la esperada entrega de la segunda parte de The Legend of Zelda: Breath of the Wild pueden cargar a Nintendo por buena parte del año entrante.

Retorno del ídolo

Uno de los estrenos que acaparará las miradas será el de Halo: Infinite para Xbox Series X/S, Xbox One y PC, marcando la llegada de Master Chief a una nueva generación de consolas.

A pesar de su presencia en varios sistemas, la nueva edición de Halo va a ser la bandera de la nueva generación de Xbox, con la responsabilidad de sacar todo el provecho posible a sus facultades ante la difícil competencia que tiene al frente.

Además, debe dejar atrás todas las malas sensaciones que dejó su gameplay de 8 minutos de mediados de 2020 que hizo que el título fuese muy mal visto.

Nombres pesados harán su aparición

El nuevo año marcará un retorno importante para franquicias que se habían tomado un respiro. Algunas por falta de contenidos y otras por decisiones corporativas.

Square Enix pone sobre la mesa su poder con Final Fantasy XVI, un título que dará a la PlayStation 5 un título fresco para la franquicia de JRPG más famosa del mundo y que espera volverse un impacto poderoso para la consola blanca.

Capcom trae al frente a Resident Evil Village, la octava parte de la serie numerada de horror de supervivencia y su franquicia más popular. Por otro lado, BioWare, con la soga al cuello, presentará definitivamente que hará con Dragon Age y Mass Effect.

Finalmente, Bethesda mandará a Skyrim a dormir con el anuncio de la sexta edición de The Elder Scrolls, esta vez bajo el mando de Microsoft y con expectativas altas de parte de sus nuevos dueños.

Precios nuevos

La normalización final del precio estándar de juegos de $70 quedará completamente definida en 2021. Ya los artículos genuflexos hechos para complacer a los ejecutivos fueron elaborados por sus medios predilectos y ya los fans están pagando por ellos desde este momento.

Aún quedan títulos que no han dado este salto, pero no tardarán en establecerse definitivamente. Esto sin dejar a un lado ninguna de las prácticas de monetización excesiva que han marcado a la industria en los últimos años. Los tiempos cambian pero las prácticas inescrupulosas siguen allí.

Estudios en malas andanzas

Quizá el peor sabor de boca que dejó lo que ocurrió en 2020 es que al final de todo, prácticamente nada ha cambiado dentro de la industria.

Tomó un movimiento gigantesco para que se develaran instancias de abuso de poder de multiples niveles dentro de la industria del gaming. Desde manejos inapropiados dentro de Naughty Dog, crunch forzoso dentro de CD Projekt Red y una flagrante y rampante cultura de abuso y acoso sexual dentro de Ubisoft, la industria mostró su peor cara.

Tristemente, las consecuencias por ello fueron pocas y terriblemente vacías para las personas afectadas y en nombre de la justicia. Los poderosos lograron, a fuerza de marketing, tapar todo bajo la alfombra y la afición gamer no paró de aplaudir sus esfuerzos.

La única repercusión vino con la mala recepción de Cyberpunk 2077 debido a sus bugs, pero a niveles reales las compañías se zafaron de la crítica en gran medida. Pero hay una respuesta que se debe dar a nivel de trabajo, ante la posibilidad de que los estudios empiecen a perder empleados.

El duelo de Epic vs Apple se define

Logos de Epic Games y Apple frente a frente

Mientras la industria tapa sus abusos con marketing y juegos, uno de sus circos públicos tiene fecha para mayo de 2021. La querella legal por la presencia de Fortnite en App Store de Apple y el destino de sus micropagos está en el aire en estos momentos.

El gigante del gaming y el titan de la informática van a la guerra con sus abogados y millones de dólares, tras una increíble campaña publicitaria que todavía sigue adelante. Con la posibilidad de cambiar por completo el ámbito del mundo móvil, es un conflicto a tener en cuenta este 2021.

Estos son solo algunos de los eventos que bien podrían tener lugar en la industria en 2020. Con estrenos destacados por venir y el potencial del retorno de eventos presenciales como posibilidades lejanas, 2021 será un año para estar a la vanguardia.

Escribir un comentario