Howl's Moving Castle
Howl's Moving Castle

Hayao Miyazaki, una verdadera leyenda dentro del mundo del anime, nos ha traído increíbles historias a lo largo de su carrera. Pero, ¿sabes cuál es su obra favorita? Pues se trata de Howl’s Moving Castle. Esta obra del 2004 fue concebida como una reacción a la invasión de Irak liderada por Estados Unidos en 2003, pero es más que una obra en contra de la guerra.

Pero vayamos poco a poco.

¿De qué va El Castillo de Howl?

Cuando una joven desconfiada es condenada con un cuerpo viejo por una bruja rencorosa, su única posibilidad de romper el hechizo reside en un joven mago inseguro y sus compañeros en su castillo andante de piernas.

Esta podría resumirse como la sinopsis sin spoilers de la cinta, pero a partir de aquí, me involucraré más en el mundo que nos plantea Miyazaki, por lo que estaremos sujetos a spoilers. Quedan advertidos.

¿Qué es lo que me gusta?

Lo mejor de Howl’s Moving Castle es que tenemos tiempo para apreciar la belleza de cada fotograma. Después de todo, Miyazaki no tiene prisa por contar esta historia… para nuestro beneficio. La animación se mueve entre paisajes increíblemente renderizados y los movimientos asombrosos y extrañamente cautivadores del castillo. 

Lo que más amo de esta película es la manera en la que está compuesta. Las imágenes suelen ser deslumbrantes, como ver el castillo en movimiento de Howl emergiendo por primera vez de la niebla. Eso sin mencionar, por supuesto, el hermoso trabajo al que Ghibli nos tiene ya acostumbrados.

Póster de Howl's Moving Castle
Póster de Howl’s Moving Castle

Además, se trata de una obra que nos demuestra muchos momentos de emoción real. Hablemos por ejemplo de a escena de Howl y Sophie bailando a través de los tejados, donde todo se junta para mostrarnos el sentimiento más puro que sienten los personajes. Y todo eso sin tener en cuenta que la trama es muy sofisticada.

Lo que transmite 

Un punto clave es de esta cinta es que Miyazaki no sigue las reglas de Hollywood, donde la línea entre el bien y el mal siempre es clara. Esta hermosa fábula, por ejemplo, flota en un brillante mar de ambigüedad. ¿Es Howl benigno, maligno, o un poco de ambos? ¿Quién podría adivinar que Sophie se encontraría cuidando de la misma bruja que la embrujó? Solo alguien como Miyazaki podría introducirnos en esta clase de caótico mundo y contar una historia increíblemente personal.

La ironía agridulce que Miyazaki coloca en el centro de esta historia es que Sophie se horroriza al principio al descubrir que es una anciana. Sin embargo, luego se siente oscuramente aliviada. Consolándose a sí misma, le dice a su horrible reflejo: “Aún estás sana, y esta ropa finalmente te queda bien”. Poco a poco, de hecho, se ve sombríamente empoderada por su propia decrepitud: “Lo bueno de ser mayor es que tienes muy poco que perder”. 

Howl y Sophie
Howl y Sophie

Una de las grandes verdades de Howl’s Moving Castle es que la juventud no siempre es una bendición que se desperdicia en los jóvenes. De hecho, es una tortura para los jóvenes que no la merecen. Para muchas personas, la juventud puede ser una prueba, un momento en el que no sabes quién se supone que eres. Quizás no sabes que se supone que debes querer, o estás enamorado de alguien que no te ama… y aún no has vivido lo suficiente para aprender a soportar ese dolor.

Al final, Miyazaki simplemente te pide que aceptes la locura que esta película plantea. Si estás preparado para hacer eso, Howl’s Moving Castle será una experiencia visual cautivadora, surrealista y verdaderamente especial.