América Latina no es una región sencilla. Las marcadas diferencias entre los países, problemas políticos, inestabilidad económica y falta de infraestructura hacen que las ofertas tecnológicas se tambaleen constantemente.

Uno de ellos es el gaming. Las consolas, los juegos, las plataformas, todo suele ser más costoso acá. ¿Por qué? ¿Por qué en una región en donde hay gran cantidad de fanáticos hay precios tan altos? Veamos diversas perspectivas, negocios, accesibilidad, infraestructura. 

¿Es realmente tan costoso ser gamer en Latinoamérica?

La nueva generación de consolas ronda entre los 400$ y 500$ dólares en Estados Unidos. La misma consola puede costar el doble o más en Latinoamérica. Esto es alarmante, considerando que el poder adquisitivo de esta población es muchísimo menor.

La situación es todavía peor con respecto a los juegos en sí. Un juego de estreno para Xbox o Playstation suele costar unos 60 dólares en Estados Unidos. Sin embargo, el mismo juego cuestan entre 80 y 100 en Latinoamérica. Y se trata de precios no establecidos por los fabricantes.

PS5
PS5

Estos precios impiden que los videojuegos de última generación sean masivos en estas regiones. Para lograr acceder a ellos, muchos lo hacen a través de copias ilegales, lo que no hace más que lastimar a la industria ye inflar los precios.

¿Por qué pasa esto?

La principal razón es que los grandes fabricantes de videojuegos no han priorizado al mercado latinoamericano debido a su bajo poder adquisitivo. A esto, sumamos que en muchos países existen altos impuestos para la importación de productos electrónicos.

Los importadores y distribuidores prefieren traer pocas y venderlas a altos precios. Esto porque importar un mayor número podría abaratar el precio de venta, pero no las ganancias. Además, el importador necesitaría de un capital más grande, mayores recursos para manejar su stock y más esfuerzo para las ventas. Por eso es preferible vender consolas a los ricos por el doble de su precio.

Xbox Series X
Xbox Series X

Y, ¿qué pasa con el mercado digital?

Las nuevas consolas también distribuyen sus juegos como descargas digitales. Esto debería abaratar los costos, pues elimina los intermediarios y los impuestos de importación. Sin embargo, algo que suele ocurrir (aunque cada vez menos) es que los usuarios se topan con mensajes como «el contenido no está disponible en su país». Y este es un punto que si se encuentra directamente dentro de la burocracia interna de las editoriales que publican los juegos.

Actualmente y gracias al mercado digital estamos en una generación que, si bien no pueden disfrutar de comprar las consolas al momento, sí que pueden comprar los juegos y vivir experiencias culturales importantes.

Escribir un comentario