El problema del drift de los controladores de consolas Xbox le sigue generando dolores de cabeza a Microsoft. Ahora sabemos que la empresa norteamericana quiere llevar la demanda por este problema a un arbitraje fuera de los jurados que permita llegar a un acuerdo con los demandantes. Microsoft realizó la solicitud al tribunal de Washington, sede del lugar en el que se celebraría el juicio.

La demanda que se presentó en abril del 2020 revela que Microsoft conocía que sus controladores de Xbox One presentaban un problema que ocasionaba que no se pudieran realizar los movimientos adecuados. No es la primera vez que se presentan este tipo de problemas en la industria de los videojuegos, ya que Nintendo también ha tenido que afrontar demandas de este tipo con sus controladores Joy-Con.

En busca de un arbitraje imparcial

Según informó VGC, Microsoft quiere que un arbitraje imparcial escuche la posición de ambas partes y tome una decisión final que permita solucionar este problemas que tantos dolores de cabeza la ha generado ha ambas partes, tanto a Microsoft como a los demandantes.

Microsoft alega en todo este caso que los demandantes acordaron estar sujetos al arbitraje por haber utilizado los controladores Xbox y también el servicio de Xbox Live. Dentro del acuerdo de servicios de la empresa está escrito que cualquier tipo de demanda se buscará de solucionar a través de un arbitraje fuera de las cortes, precisamente lo que está buscando conseguir Microsoft.

Por su parte, los demandantes solicitan un juicio con jurados, algo que creen les dará mejor posición dentro del caso. Por los momentos queda esperar la decisión del tribunal de Washington a ver si concede que se realice este arbitraje o si considera que el juicio debe continuar tal y como estaba previsto antes de la solicitud de Microsoft.

Escribir un comentario