Jefe Maestro y Mario.

Un nuevo reportaje de Bloomberg revela varios detalles del inicio del imperio Xbox y de cómo Microsoft comenzó a creer de a poco en que podía lanzar su propia consola de videojuegos para luchar con Nintendo y Sony. El artículo contiene varias anécdotas por parte de ex empleados de Microsoft, y las que más han llamado la atención han sido las de las potenciales adquisiciones.

Parece que los rumores eran ciertos y sí intentaron comprar a Nintendo hace poco menos de 20 años. Sin embargo, parece que la gran N se rió en la cara de Bob McBreen y Kevin Bachus, estos fueron quienes se desplazaron hasta Kyoto, pero la reunión duró una hora y no hubo ningún acuerdo solo risas.

“Steve nos hizo reunirnos con Nintendo para ver si consideraban ser adquiridos. Simplemente se rieron a carcajadas. Imagina que alguien se ría de ti durante una hora. Así fue esa reunión”.

La negativa de Nintendo

Esto comenta Kevin Bachus, director de las relaciones con terceros por aquel entonces. El Steve que menciona es Steve Ballmer, CEO de Microsoft desde el 2000 al 2014, fue Ballmer el que sustituyó a Bill Gates y su liderazgo es recordado por no ceder nunca ante la competencia.

Parece que este CEO quería directamente eliminar a Nintendo de la ecuación al comprarles, pero Bachus perdió el tiempo al hasta Kyoto, ya que los representantes de la compañía japonesa ni siquiera creían lo que Microsoft propuso.

Steve Ballmer, ex CEO de MIcrosoft.

No fue la primera que intentaron comprar, McBreen, jefe de desarrollo en Microsoft, comenta que su primer intento de adquisición fue con Electronic Arts y que estos simplemente dijeron “no, gracias”.

Poco después de la primera negatia de Nintendo, otra reunión se llevó a cabo en Estados Unidos.

“De hecho, teníamos a Nintendo en nuestro edificio en enero de 2000 para trabajar en los detalles de una empresa conjunta en la que les dimos todas las especificaciones técnicas de la Xbox. El tono era su hardware apestaba, y en comparación con Sony PlayStation, lo hizo. Así que la idea era: “Escucha, eres mucho mejor en las partes del juego con Mario y todas esas cosas. ¿Por qué no nos dejas encargarnos del hardware? ” Pero no funcionó”.

Ningún negocio funcionó

Ya hemos hablado de esta historia, Nintendo claramente estaba sufriendo pérdidas debido al formato superior de PlayStation One y PlayStation 2. Microsoft también lo vio y ofreció hacer una consola para Nintendo, pero parece que la gran N se había cansado de hacer tratos con terceros que luego podían lanzar su propia consola y se negaron.

McBreen también menciona que intentaron comprar a Midway y Square Enix cuando todavía se llama SquareSoft. La primera, los poseedores de aquel entonces de la franquicia Mortal Kombat, no se negaron pero Microsoft notó que si les compraba, el juego no iba a poder venderse en PlayStation, por lo que se quedarían con una franquicia sin valor.

Y en el caso de SquareSoft fue una cuestión de dinero.Portada de Mortal Kombat 4.

“Teníamos una carta de intención para comprar Square. A principios de noviembre de 1999, fuimos a Japón. Tuvimos una de esas grandes cenas con su director ejecutivo y Steve Ballmer. Al día siguiente, estábamos sentados en su sala de juntas y dijeron: “Nuestro banquero quisiera hacer una declaración”. Y básicamente, dijo el banquero, “Square no puede seguir adelante con este trato porque el precio es demasiado bajo”. Empacamos, nos fuimos a casa, y ese fue el final de Square”.

Llama mucho la atención que Microsoft buscara entrar al medio comprando algunas compañías y que ningún negocio funcionara. McBreen comenta que EA fue especialmente hostil y que su CEO, Larry Kept, consideraba que en Microsoft eran demasiado novatos como para hacer negocios.

Pueden leer el reportaje completo en inglés siguiendo este enlace.