Es tanto un comentario constante como un meme, pero la persistencia del uso de baterías AA en los mandos Xbox se explica finalmente.

Según reporta Kotaku, existe un contrato de larga data entre Microsoft y Duracell para la presentación de un mando estelar que utiliza baterías intercambiables de la marca (preferiblemente).

Esto aleja a la marca de la X verde de seguir la tendencia de la industria de tener mandos con fuentes de energía propias con capacidad de recarga, dependiendo de los tradicionales cilindros que caracterizan a la marca negra y bronce.

En declaraciones para VideoGames Chronicle, Luke Anderson, representante de Duracell en el Reino Unido, develó que el contrato de promoción entre ambas compañías es bipartito. Al ser el mando de cada versión de Xbox una de las muestras más importantes del poder de duración de los productos de la marca de baterías.

Una vez expuesta esta cuestión, queda bastante claro que la decisión de los líderes de Xbox de continuar con esta tendencia es completamente voluntaria y debe traer a la mesa una gran cantidad de dinero.

El tener que luchar contra los beneficios de desarrollar un sistema propio de carga de energía, viene con la carga de tener que combatir a la competencia desde una posición de cuestionable inferioridad.

Botón Share del nuevo control de Xbox Series X/S.

Ya van tres generaciones de mandos que siguen esta tendencia de baterías reemplazables en lugar de unidades de energía propia y es una batalla perdida en ese aspecto en cada uno de los casos. Un caso triste para uno de los mandos más versátiles de la industria del gaming.

Esta implementación, por bien pagada que pueda llegar a ser, puede terminar siendo la piedra de tranca que evite a Microsoft el realizar obras osadas como el DualSense de PlayStation 5, que buscan expandir el concepto de la interfaz del mando para la nueva generación.

Escribir un comentario