Las novedades del primer mes del año se acercan para Call of Duty: Black Ops Cold War, con modalidades frescas para los fans de la serie.

El modelo del año de la franquicia de disparos estrenó recientemente su primera temporada competitiva, pero como “recientemente” no es lo suficientemente nuevo para la base de jugadores, las novedades están en camino de la mano de Treyarch.

Una modalidad que llevará a los bandos americano y soviético a batirse a tiros por códigos nucleares que pueden definir la guerra fría, o un nuevo tipo de partidas centradas en el uso de bombas sucias.

Para quienes no conocen este tipo de armas, son explosivos mezclados con material radioactivo. Pero en lugar de buscar destrucción nuclear, buscan crear un ambiente nocivo de radiación limitada. Cabe acotar que el uso de este tipo de armas es considerado terrorismo por las naciones del mundo.

Pero no podía faltar un renovado modo zombies, en el que quienes controlan a los muertos y a los vivos tendrán que mantenerse matando todo a su paso si quieren seguir con vida, al ser un modo de resistencia llevado al extremo.

Buscando balance

Activision se había preparado para la más ambiciosa visión de su franquicia más rentable, al integrar la edición titular de Call of Duty con su battle royale.

Sus intenciones y planes daban fe de que Warzone sería el puente que unificaría a la edición saliente y a la entrante del shooter más famoso del mundo. Sin embargo, parece haber una cadena de inconvenientes en la ejecución de este proyecto.

Según reporta Eurogamer, la base de jugadores del título ha denunciado desde el estreno de su pase de temporada que las nuevas armas incorporadas desde Black Ops Cold War rompían con el balance del juego.

Esta predicción se hizo realidad y por varios días se tuvo que lidiar con una combinación ganadora de armas de alto poder que le quitaba emoción al juego. Incluso con un parche correctivo para tratar de rescatar el balance, la opción del equipamiento nuevo sigue por encima de todo.

Escribir un comentario