Hablar de ‘Portal’ es hablar de un título de culto que no cambia su experiencia con el paso de los años, pues supo innovar en todo el sentido de la palabra. Con una historia que mejora a medida que jugamos, ‘Portal’ es una de las mejores entregas de Valve que ofreció a los jugadores un verdadero desafío mental. En este análisis verán el por qué es un juego que nunca envejecerá.

Portal no es un título creado para que pierdas, al contrario, esta ideado para que superes todos los niveles, así que la frustración está muy lejos de atraparte. No obstante, eso no significa que ‘Portal’ sea un juego fácil, pues deberás poner a trabajar las neuronas.

Muchos aseguraron que ‘Portal’ fue creado a la sombra de ‘Half Life‘, pero en el presente análisis del juego Portal, se percatarán que, honestamente, su historia no pertenece al mismo género. Es una saga independiente llena de aventuras, puzzles y plataformas donde solo tu pensamiento será la parte fundamental del título. Y serán precisamente tus pensamientos quienes te ayudarán a superar los desafíos.

A lo largo del juego se te brindarán brillantes retos y nuevas experiencias que te harán saber que estás ante un juego adulto y maduro. Todo ello lo ha catalogado como un juego de culto con un centenar de premios a cuesta.

 

Con premios importantes como Videojuego del Año, Premio a la Innovación y Mejor Diseño, ‘Portal’ puede presumir de ser reconocido por lo que es: un excelente juego que no solo nunca envejecerá, sino que ya ocupa un lugar entre los juegos de culto.

‘Portal’: una apuesta con un género distinto

‘Portal’ fue toda una sorpresa del equipo de Valve y desde su lanzamiento logró vender cuatro millones de copias. Fue tanta su aceptación que le siguió ‘Portal 2’ con su misma innovación, amenidad y entretenimiento. En este análisis verás la historia detrás del juego.

Lanzado originalmente en 2007, trajo una propuesta absolutamente innovadora con una jugabilidad única donde solo la más pura lógica sería la reina imperante. Solo apelando a ella los jugadores podrán avanzar a través de los distintos portales dimensionales.

Aunque corto en su duración ‘Portal’ es absolutamente original con su único modo de juego, pues la dinámica siempre será la misma sin caer en lo aburrido o repetitivo. Los distintos niveles te irán presentando su propia dificultad para que las superes y no para frustrarte como pudiera suceder en otros juegos.

Portal

Una IA severa y carismática

En este análisis de ‘Portal’ sería imposible no hablar del villano y maléfico GlaDOS, la IA que será el perenne compañero de Chell, la intrépida protagonista. Aunque la función de GlaDOS no es ayudarte precisamente, terminas extrañándolo más que odiándolo, pues su vigilancia implacable está impregnada de un gran carisma.

Todas las pruebas por las que tiene que pasar Shell son observadas de cerca por el infatigable GlaDOS, a quien le compete pasar la información a los científicos del laboratorio mientras los protege de cualquier intento de Shell de perturbarlos.

Sociable, curiosa y con algunos accesos de ira, GlaDOS tiene como norte mantener la seguridad del laboratorio y se encargará de recordártelo de muchas formas posible. Su presencia constante llega a ser muchas veces irritante pero necesaria.

Portal robot glados

Recorriendo los desafíos de ‘Portal’

Ambientado en el laboratorio Aperture Science, todo comienza cuando Shell se despierta como sujeto de prueba en uno de sus cuartos y allí da comienzo a su aventura. Los únicos objetos que la acompañan al despertarse son un inodoro, una radio, una mesa y una voz en off dándole la bienvenida al laboratorio.

Al abrirse el primer portal, Shell comenzará su recorrido por las instalaciones con sus correspondientes desafíos que logrará vencerlos mediante la lógica pura. Deberá aprender a utilizar los famosos cubos de contrapeso distribuidos en pequeñas plataformas que serán una ayuda constante.

Estos cubos le servirán para activar algunos mecanismos del laboratorio que a su vez le permitirán abrir otros portales. Todo acompañado de GlaDOS quien es pródiga en promesas en caso de cumplir los desafíos. Entre los premios ofrecidos por el robot se encuentran pagos en efectivo y un pastel que al final resulta ser una torta selva negra.

Portal-shell

Recordando los orígenes del mito

Imposible en este análisis de Portal, no hacer mención al equipo que desarrolló el proyecto del juego ‘Portal’, el cual estaba conformado por unos jóvenes que estudiaban en el Instituto de Tecnología DigiPen. Llamó tanto la atención su propuesta que casi inmediatamente fueron contratados por Valve Corporation, siendo este el primer juego indie que abrió camino a sus predecesores.

Ayudados por el diseñador del juego Kim Swift así como su guionista Erik Wolpan más el presupuesto de una empresa como Valve, dieron vida a este magnífico proyecto con los resultados conocidos por todos.

Portal fue lanzado como parte del pack de videojuegos llamado ‘The Orange Box’ ya que era un juego experimental por así decirlo. En el se incluían la saga de ‘Half-Life‘, ‘Portal’ y ‘Team Fortress’ para PC, Xbox 360 y PS3. Sinceramente, nadie se esperaba el arrollador éxito obtenido de un juego que era, prácticamente, un relleno.

Portal ocupa su lugar privilegiado

Para los jugadores fue una nueva forma de moverse en el mundo de los videojuegos y aquí estuvo su innovación. Si a ello le sumamos el constante desafío a las perspectivas de los jugadores, tenemos el nacimiento de un mito y así se demostró en este análisis efectuado a Portal.

En 2011 llegó ‘Portal 2’ donde ampliaron la historia y se le añadió el modo cooperativo y algunos dicen que es mejor que el ‘Portal’ original. Creemos que no es así, la verdad. El Portal original innovó en su momento y no solo eso, sino que esa innovación y única jugabilidad es y ha sido su encanto.

‘Portal 2’ es bueno, sin duda, pero el Portal primigenio hace que desees jugarlo nuevamente y cuando un juego te despierta ese deseo es porque sin duda, tiene lo necesario para atraparte. Ese gancho, por llamarlo de alguna manera, es lo que hace que un juego ocupe el lugar que merece dentro de los juegos de culto. Portal se lo ha ganado por mérito propio y como prueba, allí están los premios que le han otorgado y que hablan de su excelencia.

Portal está allí, cómodamente sentado en ese sitial de honor y aceptando las invitaciones que le hacen las nuevas generaciones de jugadores. Su jugabilidad única, su ingenioso e inteligente guión y su minimalismo sin precedentes, lo hacen ser visitante de honor en los mejores salones. ¡Que se abran los portales!

Portal protagonista shell

Escribir un comentario