El universo de Harry Potter pierde a su nueva y flamante presentación hasta 2022, cuando se estrene el videojuego Hogwarts Legacy.

La obra de Portkey Games y WB Games, pautada para estrenarse este año para PC y consolas de la pasada y actual generación, anunció que se tomaba un tiempo para desarrollar el juego de manera más exhaustiva, considerando las complicaciones actuales para la industria.

Aunque su comunicado es escueto y poco informativo, deja claro que el juego no se estrenará sino hasta el año entrante, en un período no definido. Una de las obras exhibidas en el adelanto de la PlayStation 5, se tienen altas expectativas de lo que puede ofrecer Hogwarts Legacy.

Para muchos el juego definitivo del universo de Harry Potter, permitiendo la exploración real y oficial de una de las historias que marcó a millones de personas. Un escenario idílico para un fandom que tristemente tiene que lidiar con su autora.

JK Rowling y sus posturas nefastas

La principal noticia que salió del anuncio de Hogwarts Legacy no estuvo relacionada con nada de lo presentado en la pantalla de la mano de WB Games.

La gran pregunta era si JK Rowling estaba involucrada en la producción del juego y si recibiría compensación por las ventas que pudiera tener este título. El razonamiento de esto es bastante público y notorio.

Si no estás enterado de la situación, JK Rowling ha causado oleadas de controversia por sus posturas abiertamente transfóbicas, con declaraciones constantes en Twitter que siguen la línea del feminismo radical transexcluyente, conocido como TERF por sus siglas en inglés.

Criticada por celebridades y personalidades de academias, así como aficionados de Harry Potter, Rowling ha duplicado sus esfuerzos por parecer el peor tipo de persona posible en redes sociales.

Sin embargo, tanto la afición de las historias de Harry Potter, medios conservadores y los usuales defensores de lo indefendible siguen felices de que la escritora siga expresándose de esta manera y que gane dinero con este videojuego.