Logotipo de Intel Graphics.

De acuerdo con Reuters, dos fuentes cercanas a Intel y a la Taiwan Semiconductor Manufacturing Company han confirmado que Intel está planeando entrar al mercado de las tarjetas gráficas dedicadas para competir con Nvidia y AMD. Además, no lo haría en la gama baja sino en el rango que va entre los 400 y 600 dólares por lo que competiría con la RTX 3070 y la AMD Radeon 6800.

Intel llevaba siendo el líder en cuanto a producción de chips de procesadores por un buen tiempo, sin embargo, en los dos últimos años AMD ha ido ganando terreno y ahora en 2021 se podría decir que la opción para el entusiasta es decantarse por los procesadores Ryzen antes que por los de Intel.

Planes con los gráficos

Sin embargo, el equipo azul tiene historia y una marca que aún puede aprovechar. Los chips gráficos que producen hoy día son más bien modestos, gráficos integrados en sus procesadores que no compiten con las gráficas dedicadas, por lo que este es un verdadero cambio de planes, si las fuentes de Reuters son fiables.

Intel se habría aliado con TSMC para producir estos chips que llegarían a finales del 2021 o a inicios del 2022 y tendrían una arquitectura parecida a sus procesadores de 7 nanómetros. El nombre clave del producto es DG2 y entraría de lleno al mercado de gama media y alta de gráficas para PC.

Logotipo de Taiwan Semiconductor Manufacturing Company.

Una tercera alternativa a AMD y Nvidia suena bastante interesante, incluso puede que Intel pueda sacar provecho de esto para volver a la carga en el mercado de los procesadores al fusionar sus chips de procesadores y de gráficas.

Siempre recomendamos tomar este tipo de rumores con pinzas, haremos lo mismo en este caso pero tengan en cuenta que estas fuentes son de Reuters y que los rumores llevan tiempo escuchándose. Así que definitivamente tendríamos en cuenta esta más que posible entrada de Intel al mercado de GPUs.