The Mandalorian representa uno de los momentos más importantes de la historia reciente de Star Wars, al revitalizar a una afición que se sentía abandonada.

Tras el final de la Saga Skywalker con su polarizante película final, la serie televisiva que narra una historia original fue uno de los más grandes éxitos de toda la plataforma Disney+. Levantando a un fandom caído y creando una de las visiones más frescas de esta añeja saga.

La historia del mandaloriano y el pequeño buscando su hogar fue una serie plagada de acción, emoción y escenas icónicas que se han hecho constantemente virales y referenciales. Esto fue posible gracias a un equipo estelar de dobles de acción.

Encabezado por Ryan Watson, las constantes batallas del cazarrecompensas con sus perseguidores requirieron de una muy estricta coordinación. Para subir el nivel de cada batalla, los dobles tuvieron que adaptarse a un reglamento especial.

En una conversación con The Hollywood Reporter, Watson explica que las reglas con Star Wars son diferentes a las de otras series, dado que el armamento utilizado tiene una física diferente a la de otros universos. Utilizando como comparación filmes de samurais, explicó como la física de Star Wars opera de manera distinta.

Los sables de luz y los blasters no tienen una respuesta sólida como suele verse en duelos con espadas y pistolas, por lo que a la hora de coordinar batallas se debe tener un enfoque diferente en los dobles de riesgo, incluyendo un factor actoral para que su lenguaje corporal refleje que habitan este universo.

Con la llegada de Ahsoka Tano, el poder coordinar escenas de combate con sables de luz se hizo más común en la serie, por lo que se empezó a ver este estilo narrativo con estas condiciones, saliendo del mundo del cine y de la animación finalmente.

Escribir un comentario