Imagen con La mitad del rostro de Light y la mitad del rostro de L unidas y el marco de la Dear Note alrededor.

Malas noticias para los amantes del anime. Los tribunales de Rusia prohíben el streaming de series como ‘Death Note’, ‘Inuyashiki’ y ‘Tokyo Ghoul’ en sitios web seleccionados este jueves.

La razón principal tras esta decisión, se debe al contenido violento que exhibe cada una de las obras, llegando a mostrar violencia física, asesinatos y suicidios en varias circunstancias.

Esta evidencia se presentó a la corte, siendo catalogadas cada una de las obras como muestras claras de “crueldad, asesinatos y violencia” que podrían afectar a menores de edad.

49 páginas web están involucradas en el caso con cinco demandas cada una de forma independiente. Sin embargo, el último juicio solo cubre 2 de las plataformas. Prohibiendo ‘Death Note e Inuyashiki’ en una y a la última ‘Tokyo Ghoul’.

A pesar de que la prohibición está vigente con condiciones limitadas, se espera que este sea el primer paso para comenzar a censurar y prohibir contenido indebido para menores de edad a gran escala.

Una razón tangible para la prohibición de Death Note

A lo largo de los años diversos países han discutido sobre el contenido de la animación japonesa y la influencia que tiene en los jóvenes Occidentales, llegando a diversas conclusiones.

Si bien en Rusia esta discusión no es nueva, llama mucho la atención debido al suicidio de una chica de 15 años en cuya habitación tenía una colección del manga de Tsugumi Ōba y Takeshi Obata.

La conexión entre la muerte de la joven y sus hobbys nunca se incluyeron en un informe público, pero eso no evitó que las autoridades y los padres culpasen a la pieza de entretenimiento.

Por años se realizaron protestas en contra de este tipo de series, pero no fue sino hasta este año que la muerte de otra joven vestida con una camiseta blanca como la de L y coletas a los lados de la cabeza como Misa Misa, hizo que el proceso se acelerara.

¿Qué opinas de la prohibición de animes en Rusia? Cuéntanos en los comentarios.