Lady Dimitrescu de Resident Evil Village.

El fenómeno más popular de la cultura gamer en este inicio de 2021 es nada menos que la aparición de Lady Alcina Dimitrescu en Resident Evil VIII.

Lo que fuera una demostración del juego de PlayStation 5 que sigue la legendaria saga de zombies, se transformó en la llegada de un personaje cuya presencia se hizo viral en sí misma. Similar a lo que personajes como Bowsette o la conexión entre Isabelle y Doomguy de años pasados.

Memes, arte y cosplays ya son parte de una aparición estelar que ya todos conocemos hoy por hoy, pero que en contexto tiene un origen más oscuro, al ser parte de las filtraciones de contenido de la casa japonesa. Una de las páginas más oscuras en la historia de esta compañía.

Todavía lidiando con sus efectos, que incluyen hasta 390.000 piezas de información clasificada y más de 16.000 personas comprometidas en esta filtración, Capcom se dedica fervientemente a tratar de acabar con todas las publicaciones que les sea posible.

Esto se transforma en una medida particularmente difícil, considerando que, en el caso de RE8, la presencia de esta filtración le ha subido muchos enteros a esta obra, al punto de hacerla viral repentinamente. Mucho tiene que ver que la cultura de los fans se suele agarrar de personajes que resultan particularmente atractivos y que dejen un gigantesco impacto inicial en los jugadores.

De este modo, hay más ojos en el producto, pero a la vez no se tiene control del mismo y de esta manera queda como una moneda al aire si perdura o no. Esto no es conveniente para la poderosa serie Resident Evil.

Capcom intenta eliminar contenidos en YouTube que puedan mostrar el contenido de la aparición de las villanas de la nueva edición del juego y han explicado a portales como Eurogamer que esta versión pertenece a un build anterior del juego al que se estrenará finalmente.