Uno de los nombres propios dentro de la industria de videojuegos que demanda un respeto automático es nada menos que Reggie Fils-Aime.

El antiguo director general de Nintendo of America y una de las caras más públicas de la industria que no es un cretino o un multimillonario sin moral, siempre tiene oídos que le escuchen en sus ponderaciones sobre este medio.

En este caso, en el marco del evento New York Game Awards, Reggie se refirió al éxito de Nintendo Switch y de como se vivió dentro de la compañía desde su arranque. Para el directivo, la nueva consola vino conectada con el fracaso de su predecesora.

Para nadie es un secreto que la Nintendo Wii U fue uno de los fracasos más grandes para la casa japonesa, al tener uno de los índices de ventas más bajos de toda su familia de consolas. Reggie expresó que es una decepción todavía más grande cuando tu marca se sustenta exclusivamente en videojuegos.

Esto es en referencia a la competencia, PlayStation y Xbox, que juegan un partido muy diferente en cuanto a sus expectativas de software y hardware en comparación. Mientras que Microsoft y Sony son gigantes de la tecnología en muchos ambientes, Nintendo es una marca de videojuegos exclusivamente.

“Cuando los videojuegos son tu marca, lo más importante es que estos se eleven al máximo. Esto es lo que la Switch logró, tanto en términos de concepto como de ventas netas. Es algo de lo cual estar orgulloso.”

Estamos dentro del cuarto año de vida útil de Nintendo Switch y en estos momenos la consola ostenta más de 79 millones de unidades vendidas, manteniendose en un punto bastante alto dentro del mundo gamer.

Sin embargo, tienen la tarea pendiente de resolver el problema del drifting de sus Joy-cons, al ya convertirse en un tema de discusión en el parlamento europeo.