De acuerdo a lo que reporta Video Game Chronicles, Microsoft ha logrado llevar las negociaciones por la demanda de sus controles fuera de la corte. El juez Ricardo Martínez ha accedido a la petición de Microsoft luego de que mostraran pruebas de que los demandantes (y todos los jugadores) acceden al arbitraje cuando se compra una Xbox One.

La demanda, de acuerdo con VGC, vino de parte de un grupo de jugadores de Nueva York y se realizó en abril del año pasado. Desde entonces, los demandantes afirman no solo que los controles de Xbox tienen un defecto que hará que dejen de ser precisos con el uso, sino que Microsoft lo sabía y no hizo nada al respecto.

Defecto señalado por los demandantes.

Fuera de la corte

El argumento es que las quejas y reportes de los usuarios en foros oficiales se remontan a 2014 cuando los primeros controles de Xbox One empezaron a fallar. La demanda también viene acompañada de una imagen que muestra como la parte mecánica del control puede terminar afectada por el uso y, por lo tanto, transmitiendo comandos incorrectos a la consola.

La esperanza de los demandantes era que colectivamente pudieran llevar a la corte a Microsoft y que tuviera que ceder antes las acusaciones. Esto significaría recompensas monetarias, disculpas públicas y cambios drásticos en su producción. Sin embargo, el juez Ricardo Martínez ha cedido a la petición de Microsoft de llevar el caso a arbitraje.

Control Elite de Microsoft.

Esto significa que cada caso se debe resolver de manera individual y básicamente en una especie de acuerdo mutuo entre Microsoft y los jugadores. Este acuerdo puede ser público o no, y probablemente no tenga consecuencias legales importantes para Microsoft a menos que aparezcan nuevas pruebas.

El juez escribió lo siguiente en un documento al que tuvo acceso VGC.

“Los ávidos jugadores de Xbox que interponen esta demanda acordaron repetidamente con Microsoft someter sus disputas a un proceso de arbitraje individual y amigable para el consumidor”.

Además, el juez citó el caso de Nintendo como precedente, otra demanda que ha acabado con Nintendo yendo a arbitraje por el drift de sus controles Joy-Con.

Escribir un comentario