Aficionados de Mass Effect desataron una controversia inesperada con el anuncio de una modificación para la popular Miranda Lawson.

No se trata de ningún cambio sustancial en el personaje, opciones de dialogo o estética, sino de una nueva perspectiva. En términos simples, BioWare ha eliminado la constante perspectiva de la cámara enfocada en su trasero.

Una alteración que desde la desarrolladora se explica como una modificación para corregir  inconvenientes de modelado y fotografía de cada uno de los juegos, que ya están bastante añejos para los estándares actuales. Obviamente, los aficionados que gustan de hacer ruido no lo tomaron de esa manera.

Porque es más sencillo gritar censura que de hecho disfrutar de un juego, la respuesta popular de este vocal sector es el de repartir declaraciones de que quieren hacer a un juego “políticamente correcto” con estas acciones. Según expresó Matt Walters, director del proyecto, en una entrevista para Metro.

“Creo que muchas cosas han evolucionado desde el estreno de la serie, pero no creo que estuviéramos demasiado preocupados al respecto, pero habían consideraciones. Kevin Meek (director de personajes) de hecho cuestionó varias de las tomas, preguntando “¿por qué se enfoca en el trasero de Miranda? Por lo que, en muchos casos, dijimos que podíamos hacer cambios”.

Más allá de la constante y molesta actitud de personas que se quejan de este tipo de situaciones, es bastante necio el hacer una tormenta por una situación tan insignificante dentro del contexto de un juego remasterizado.

Siendo más específicos, la presentación de Miranda Lawson como la “mujer ideal” es canónica para la continuidad de Mass Effect, al estar artificialmente desarrollada por su padre para alcanzar ese logro. Esto es una fuente constante de trauma e inseguridades para la potencial acompañante de Shepard y el enfoque lascivo en mostrarla no ayuda demasiado a ser conscientes de esta historia.

Escribir un comentario