Soldados de Six Days in Fallujah.

Hace poco nos enteramos del regreso de Six Days in Fallujah, un juego que se canceló silenciosamente hace una década y que desde entonces se creía perdido para siempre. Desde el principio el juego fue polémico, el título venía a representar una batalla urbana que ocurrió por la guerra entre Irak y Estados Unidos, acontecimientos quizá demasiado recientes.

Pero ahora en 2021 el juego se lanzará en la nueva generación y PC y la misma polémica ha vuelto. Se escuchan críticas y voces en contra de su lanzamiento por parte de los medios norteamericanos que consideran que el juego es propaganda que busca enlistar a los jugadores en el ejército, mientras que otros creen que los juegos inspirados en hechos tan cercanos no deberían suceder.

Peter Tamte, CEO de Victura.

La representación de la guerra

Por su parte, Tamte tiene claro que los jugadores deberían centrarse en la jugabilidad y conocer la historia del juego y armar su propia opinión respecto a lo que sucedió.

“Para nosotros como equipo, realmente se trata de ayudar a los jugadores a comprender la complejidad del combate urbano. Se trata de las experiencias de ese individuo que ahora está ahí por decisiones políticas. Y queremos mostrar cómo las decisiones que toman los legisladores afectan las elecciones que [un infante de marina] debe tomar en el campo de batalla. Así como ese marine no puede cuestionar las opciones de los políticos, no estamos tratando de hacer un comentario político sobre si la guerra en sí fue una buena o una mala idea”.

Ante la pregunta de si los soldados usaron fósforo blanco cerca de civiles (va en contra de las leyes de la guerra y es un crimen de lesa humanidad), Tamte respondió que los soldados que entrevistaron negaron que haya usado esa arma por lo que en el juego no estará disponible.

Sargento García en vida real y juego.

Nuevas conclusiones

Otro elemento que no estará disponible es el poder jugar como un rebelde o un civil, el punto vista será el de los soldados americanos mientras entran en hogares en busca de terroristas.

“No creo que los jugadores se vayan a confundir sobre el costo de la guerra. Simplemente no creo que se vayan a alejar de esta experiencia diciendo, ‘Necesitamos más guerra’. No creo que eso sea algo que los marines y los soldados quieran como mensaje. No creo que eso sea algo que los civiles iraquíes quieran como mensaje. Creo que la gente debe comprender el costo humano de la guerra”.

Son declaraciones bastante interesantes y que ciertamente generarán muchas discusiones entre los posibles compradores norteamericanos y analistas. El conflicto en Fallujah dejó más de 2000 muertos, 800 civiles, 900 terroristas y alrededor de 100 soldados norteamericanos e ingleses. El juego planea representar esta segunda batalla que ocurrió en Fallujah, una de las ciudades en donde el terrorista Abu Musab al-Zarqawi se refugió.

Tamte finalizó la entrevista comentando que es posible que luego de jugar Six Days in Fallujah el jugador sienta curiosidad por saber lo que sucedió en 2004. “Puede que esto los lleve a sacar sus propias conclusiones”, acotó.

Pueden leer la entrevista (vía: Polygon) siguiendo este enlace.