A pesar del paso del tiempo y lo mucho que ha mutado el anime en fechas recientes, existen pilares que no caen con el paso del tiempo. Uno de ellos es Dragon Ball Z.

Hoy resurge una confesión de su legendario autor, Akira Toriyama, gracias a una publicación de Somos Kudasai haciendo referencia a una traducción de la revista Jump Gold Selection: Dragon Ball Z Anime Special II, del 6 de junio de 1991.

En esta publicación, el autor habla en una tertulia con las mentes detrás del exitoso anime, incluyendo al organizador Takao Koyama, a quien confiesa un momento muy emotivo. Haciendo referencia al impactante episodio especial basado en Bardock, el padre biológico de Goku.

Foto de archivo de Shueisha en la mesa redonda con Akira Toriyama y los principales creadores de Dragon Ball Z
Akira Toriyama compartiendo con los principales creativos del anime de Dragon Ball Z.

Idéntico al protagonista en su aspecto y con el atuendo y costumbres de la raza saiyajin en sus hábitos de conquista, en el episodio vemos una versión extendida de sus últimas horas, antes de la destrucción de su planeta a manos de Freezer.

Con sueños premonitorios de que su descendencia, vestido con atuendos extraños, sería quien enfrentara al poderoso villano galáctico, Bardock se abre camino ante cientos de oponentes en un ataque suicida ante Freezer, muriendo feliz al saber que su hijo está fuera de su alcance.

Toriyama le recuerda a Koyama que ese episodio, transmitido originalmente el 17 de octubre de 1990 en Japón, lo llevó a las lagrimas, al ser una versión expandida de la historia que había creado para el manga y que el anime llevó a un nivel completamente nuevo.

Por ende, el mangaka decidió incluirla en el manga y añadirla como parte del canon de toda la serie, impulsando de ese modo la popularidad de Bardock como personaje, que perdura para muchos hasta el día de hoy.

 

Lea también:

El COVID-19 se cobra la vida de Ricardo Silva, interprete del opening de Dragon Ball Z

Escribir un comentario