En un movimiento que pocos se imaginaban, DOTA: Dragon’s Blood es la nueva producción de anime que Netflix se trae entre manos.

Basada en la franquicia que legalmente se llama Defense of the Ancients y que el mundo gamer solo reconoce como DOTA, se trata de una producción para adentrarse en el universo interno de este MOBA.

La plataforma de suscripción no se guardó nada, al develar que se estrenará el próximo 25 de marzo de manera global, demostrando un estilo con tonos similares al estilo mostrado en su versión de Castlevania.

Esto quiere decir que tendrá elementos de anime en su estilo de diseño, pero a la vez combinados con una fuerte influencia occidental en su diseño. Es importante señalar que este adelanto no inspira demasiada confianza en la solidez de la serie.

Argumento para un acrónimo

Intentando llevarnos a un universo de magia y fantasía con características únicas, en DOTA: Dragon’s Blood seguiremos las andanzas de Davion, un caballero dragón que busca eliminar a la maldad y a los monstruos del mundo. En su camino se encontrará con la princesa Mirana, quien tiene una misión propia en la cual se verá envuelto Davion.

A nivel de premisa no suena a mucho, pero han habido producciones que logran sacudirse este obstáculo y narrar historias que dejan muy atrás las ideas preconcebidas de una premisa inicial. Por otro lado, Defense of the Ancients no es exactamente un concepto de alta fantasía con una mitología única para sustentarse.

DOTA (y en especial DOTA 2) es un MOBA, un juego de combate multijugador que ha tenido una larga vida en el mercado por su alto nivel y relieve competitivo. Una robusta comunidad de Esports y jugadores constantes que crean el propio valor del juego y a quienes poco les preocupa su historia interna.

Por otro lado, también puede ser terreno fértil para crear historias originales sin apego a una mitología que pueda ser criticado. Por ahora solo resta esperar.

 

Lea también: Avatar: La leyenda de Aang es el show animado infantil más popular de Netflix

Escribir un comentario