En otra confesión tomada del portal Kazenshuu, Akira Toriyama recordó uno de los elementos a los que contribuyó en Dragon Ball Z: La Batalla de los Dioses.

El film que devolvió a Dragon Ball Z al mundo de la animación con producciones nuevas, contó con el involucramiento directo del autor original del manga como consultor para el guion y la historia.

Para quienes no estén familiarizados con lo que ocurre en la película, esta destaca por explorar un elemento recurrente de las historias de Dragon Ball Z, al demostrar que si bien los guerreros Z pueden hacer grandes cosas por sí solos, no está mal pedir ayuda.

Es ese el origen del Dios Super Saiyajin, una figura mitológica de la raza de guerreros que intentó cambiar las formas de todo el planeta Vegeta y abandonar sus ambiciones de conquista. Para ello, 5 guerreros unieron sus poderes en torno a un guerrero de absoluta pureza, pero fracasaron en su intento.

En la batalla contra Bills, Dios de la Destrucción, al verse desesperados por derrotar al nuevo adversario, Vegeta, Gohan, Goten, Trunks y Videl (embarazada de Pan) ofrecen su poder a Goku para convertirlo en el Dios Super Saiyajin por un tiempo limitado. Toriyama insiste que esta transformación apostaba por algo diferente.

En lugar de incrementar su musculatura o una apariencia más brutal, la versión Dios apostó por un look mucho más delgado y menos prominente. Haciendolo, además, más congruente con el mensaje de “no tienes que hacerlo todo solo”.

Cuando Goku comprende esto, termina descubriendo que a pesar de todas las batallas ganadas, aún queda mucho camino por recorrer para él y sus amigos, abriendo las puertas para nuevas aventuras.

La Batalla de los Dioses fue el punto de partida para la serie Dragon Ball Super, que lleva 131 capítulos y ha llevado a más películas spinoff.

Lee también:

Akira Toriyama confiesa haber llorado con el episodio especial de Bardock en Dragon Ball Z

Escribir un comentario