En el arco más reciente de ‘One Punch-Man’ hemos visto como la asociación de héroes se enfrenta con uñas y dientes a la asociación de monstruos. El grupo de villanos organizados que nadie se esperaba.

Quizá la mayor sorpresa ante esta crisis es la intervención en el presente del gran héroe Blast, aquel que salvó a Tatsumaki en su infancia y que desapareció sin dejar rastro.

En el capítulo 183 de ‘One Punch-Man’ encontrarás todo los detalles de los que hablaremos en este artículo, por lo que es importante que le des un vistazo antes de continuar con la lectura.

En el medio de la lucha que se libra en la superficie están la psíquica más poderosa del mundo y los héroes más fuertes de la asociación. Sin embargo, para Saitama, Flashy Flash y Oculette las cosas son muy diferentes.

De turismo debajo de la corteza terrestre con el monstruo, el protagonista se encuentra paralizado por unos instantes ante una voz que le exige tocar el cubo negro que se encuentra enterrado en el piso rocoso.

Aunque ninguno de los tres cede, quien llega a tomarlo tras teletransportarse es el inconfundible Blast, el héroe más misterioso de todo ‘One Punch-Man’.

La primera aparición de Blast

A diferencia del hombre pulido que vimos en recuerdos de otros héroes, el Blast del presente exhibe una terrible cicatriz que de seguro nos dará una historia que contar en el futuro.

Por los momentos parece que el héroe no tiene mucho tiempo para conversar, ya que tras hacerse con el cubo, procede a aplicar una de sus técnicas para sacarlos del lugar.

Envolviendo a todos en una esfera negra, Blast perpetua su estatus como héroe ante el protagonista. Sin embargo, no hay que saltar a conclusiones antes de saber para qué necesita el cubo negro y dónde estuvo todo este tiempo.

¿Ya leíste el capítulo 183 de ‘One Punch-Man’? ¿Crees que Blast es amigo o enemigo? Cuéntanos en los comentarios.

Lee también:

‘One Punch-Man’ muestra el pasado de Tatsumaki.

Escribir un comentario