Dentro del MCU, James “Rhodey” Rhodes y Tony Stark han sido un dúo dinámico desde que arreglaron sus problemas en ‘Iron Man 2’ hasta la muerta de Iron Man en ‘Avengers: Endgame’. Sin embargo, antes de consolidar su amistad tanto fuera como dentro de sus trajes de batalla, Stark desconfiaba que el Teniente Coronel Rhodes haría un buen trabajo como War Machine.

Si vemos las producciones hoy en día, podríamos no darnos cuenta de que Stark se mostró escéptico de darle la bienvenida a Rhodes como parte de la formación, pero, sí nos permitirá recordar que Iron Man estuvo a punto de no formar parte de los Vengadores de Nick Fury, luego de que su prueba inicial confirmara que no sabe trabajar en equipo.

Con solo ver las producciones del MCU no podemos saber mucho de la relación existente entre Tony y Rhodey previo a los acontecimientos de Iron Man, pero, en vista de que Marvel Studios modernizó las historias de los cómics para los propósitos de su universo cinematográfico, hay que profundizar un poco más para descifrar el por qué Stark dudaba del teniente para portar el traje de War Machine.

Según lo que sí sabemos del personaje de Rhodey, es posible que se hiciera amigo de Stark cuando trabajaba como el enlace entre la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y Stark Industries, cuando aún suministraba armas para los campos de guerra. Sin embargo, si se nos permite especular, puede que su relación haya iniciado en el MIT, cuando ambos asistían a la reconocida universidad.

Si bien en la cinta de Jon Favreau que le dio inició a la revuelta del MCU, ‘Iron Man’, Tony Stark queda como un completo patán al rechazar tantas veces el apoyo y la compañía de Rhodes, hasta el punto que lo despide al volver de su secuestro tortuoso, honestamente el heredero de Stark Industries solo estaba siendo como sabía ser: engreído, solitario y ágil en mantenerse alejado de las personas que solo quería hacerle bien.

A decir verdad, la razón por la que Stark subestimó a Rhodey como War Machine es porque nunca fue una persona de relacionarse abiertamente con otros –menos de su “tormentosa” relación con su padre–, más bien, aunque Obadiah Stane terminó siendo el malo de esa primera cinta, este suponía representar el rol de una segunda figura paterna para el hijo de Howard Stark, y aun así lo mantuvo en la distancia.

Solo Pepper Pottslba podía acercarse al taller del terco Anthony Stark, y sabemos cómo eso terminó. Además, claro que Rhodes y Stark desarrollaron una amistad que trascendió la pantalla, pero, al principio no ayudó que el gobierno de los EE.UU. quisiera controlar el trabajo de Iron Man y hasta el punto de pedirle que cediera su armadura al Estado. Tampoco colaboró que fuera Rhodey el encargado de “hacerle entrar en razón”.

Tony Stark solo aceptó a James Rhodes como War Machine, un aliado y un amigo, cuando el segundo demostró que solo se preocupaba por el primero, mientras este luchaba con su vida. Rhodey se mantuvo a su lado, respaldando sus acciones y recordándole que no tenía por qué hacer todo solo.

Hasta la muerte de Stark en el cierra de la Fase 3 del MCU, Rhodes siempre fue un compañero para el hombre detrás del traje de Iron Man, y, como War Machine, siempre voló a su lado para defender sus ideales, aún en ‘Iron Man 3’ y en ‘Captain America: Civil War’ cuando los Acuerdos de Sokovia parecían amenazar todo lo que los Vengadores significaban.

No obstante, la mejor muestra de amistad fue cuando Stark, quien aparentaba ser de piedra y no confiar en nadie, compartió su tecnología con Rhodes al mejorar su traje y al hacer todo para que volviera a caminar cuando Vision lo dejó paralítico por accidente.

Lea también:

¿Qué son los Acuerdos de Sokovia dentro del MCU?