Bethesda es uno de los estudios más populares de la industria de los videojuegos gracias a todas las IP que posee. No por esto deja de ser también uno de los más polémicos tras sus fallos con ‘Fallout 76’. Ahora sabemos que la empresa que fue adquirida por Microsoft hace algunos meses que enfrenta una nueva demanda por los DLC de ‘Fallout 4’.

Se trata de una demanda colectiva en la que un grupo de usuarios se queja por la forma en la que Bethesda coordinó el lanzamiento de los DLC de ‘Fallout 4’. Una de las primeras quejas es que el season pass se anunció originalmente por un precio de 30 dólares y posteriormente se aumentó a unos 50.

Al comprar el season pass se prometía tener acceso a todos los contenidos de ‘Fallout 4’, pero en 2017 se lanzó Creation Club, un contenido adicional que estuvo por fuera del season pass. Para los usuarios que demandaron esto se trató de una oferta engañosa que debe ser penalizada por las leyes estadounidenses.

Una demanda millonaria

Los abogados acusadores argumentan que este contenido es un DLC, por lo que debería estar incluido en el season pass, algo que Bethesda no hizo. Esta demanda se presentó en julio del 2019 y tiene cargos como incumplimiento de contrato, enriquecimiento injusto, tergiversación negligente y engaño. Como se puede ver son cargos bastante serios con severas consecuencias a nivel económico en caso de ser declarado culpable.

Esta demanda también podría demorar la venta de Bethesda a Microsoft, ya que es una de las peticiones de los demandantes ante la corte. Se espera que el juicio se realice en el 2022, por lo que podría ser un retraso considerable. Las perdidas económicas para Bethesda podrían ascender hasta los 1.1 mil millones de dólares, una cifra bastante alta para cualquier estudio de la industria de los videojuegos.

Lea también:

Escribir un comentario