Call of Duty: Warzone es el título más fuerte de la franquicia de disparos de Activision en estos momentos. Viviendo en paralelo a la edición anual del shooter, el battle royale el principal receptor de jugadores nuevos.

Esta semana se estrena la segunda temporada competitiva de Warzone, trayendo consigo una descarga de 17 GB de contenido para todas las plataformas disponibles. Nada descabellado para el título, excepto que se incluyó una advertencia inesperada antes de la descarga.

Según reporta Eurogamer, las distintas ediciones del shooter (destacando las de PlayStation 4 y 5) solicitan que los usuarios tengan un espacio disponible de 107 GB abierto antes de la descarga de contenido. Esto abre un abanico de posibilidades sobre lo que puede llegar para este juego en sus descargas siguientes.

Call of Duty estira su tamaño dentro de los discos duros de los usuarios de manera exponencial, obligando a muchos a aplicar la compartimentación de datos que Activision ofrece a partir del estreno de Black Ops Cold War.

Además, el mundo triple A empieza a cavar la tumba de la generación previa de consolas, al básicamente poner a sistemas como la edición estándar de PlayStation 4 de 500 GB en una posición en la que solo se podría tener Warzone instalado, en un gran caso de obsolescencia programada que obligue a los fans a tener una consola nueva si o si.

Una decisión personal que los jugadores pueden hacer libremente, pero que está tristemente motivada por elementos como el FOMO y la necesidad de estar siempre a la vanguardia, elementos que caracterizan el marketing de Call of Duty en general. La mejor opción que se puede recomendar es la de valorar el espacio que tengan en sus discos duros o apostar por la compra de discos externos para expandir el espacio de sus consolas, mientras todavía hayan existencias.

Lee también:

Jugador de Esports asesina a jugadora profesional de Call of Duty: Mobile en Brasil

Escribir un comentario