Poster promocional de Sen to Chihiro no Kamikakushi, con Chihiro corriendo alegre siendo despedida por los habitantes de las aguas termales

La película más exitosa de Studio Ghibli, Sen to Chihiro no Kamikakushi será adaptada al mundo del teatro, llegando a las tablas en 2022.

Un sorpresivo anuncio de parte de Studio Ghibli, al ser una nueva demostración de las raras ocasiones en la que permiten que sus obras sean llevadas a un formato diferente. En este caso, una obra teatral de alto nivel y realizada de forma occidental.

Esta llegará de la mano del director británico John Caird, una figura de altísimo relieve en el mundo del teatro, al estar afiliado a la Royal Shakespeare Company y haber dirigido por años dentro del Royal National Theatre de Gran Bretaña.

Cosplayers de Sen to Chihiro no Kamikaushi
Cosplayers mostrando el estilo estético de Chihiro en imagen real.

Pero el más grande de sus avales para este proyecto no viene de su recorrido sino de la aprobación personal de Hayao Miyazaki. Esto en palabras de Toshio Suzuki, el arquitecto detrás del éxito de Studio Ghibli.

“John es un buen tipo. A Miyazaki y a mi nos agrada. Le regalamos una alcancía del Sin Rostro y estaba muy contento. Espero que cuide mucho de Chihiro cuando la lleve a lo más alto del escenario”.

Esta producción ha estado en proceso desde hace más de 4 años y es ahora que sale a la luz, tras la confirmación de dos actrices que interpretarán a la pequeña Chihiro en la obra de Caird. Kanna Hashimoto de 22 años, quien fuera una idol de la música en su adolescencia y con experiencia en interpretar roles de anime en live action como Gintama, Kingdom y Assassination Classroom.

Fotos de presentación Kanna Hashimoto y Mone Kamishiraishi
Kanna Hashimoto a la izquierda. Mone Kamishiraishi a la derecha

Mientras que la otra actriz seleccionada es Mone Kamishiraishi, de 23 años, quien es cantante y actriz, además de formar parte del elenco de Knight’s Tale, dirigida por el mismo John Caird.

Un ambicioso proyecto pautado para 2022 y que apuesta a ser una nueva entrada de dinero para Studio Ghibli, que aspira a seguir creciendo con respecto a la visión de Toshio Suzuki como un pilar del entretenimiento.

Lee también:

Kimetsu no Yaiba Movie: Mugen Ressha-hen se acerca a la marca de 400 millones de dólares