Captura de pantalla de Ienakiko o Remi, Niño de nadie, interpretado por Masako Sugaya

Una noticia triste golpea al mundo del anime, al darse a conocer el fallecimiento de Masako Sugaya el pasado 25 de febrero.

Con una dilatada carrera en la industria del doblaje en Japón, Sugaya es una de las voces a las que puede asociarse el anime desde el inicio de sus emisiones. Habiendo trabajado de 1967 hasta 1995 en roles de múltiples rangos.

Desde trabajos secundarios en Space Boy Soran, Astro Boy o Lupin III, alcanzó roles de primera línea en producciones como Remi en Ienakiko (Remi, Niño de nadie) o Maki Aikawa en Ēsu o Nerae! (Aim for the Ace!), que fueron dirigidas por su amigo personal, el también fallecido Osamu Dezaki.

Además, su rol estelar como Kenichi Mitsuba en el anime infantil Ninja Hattori-kun, del legendario Fujiko A. Fujio, fue notablemente importante para la formación de muchos aficionados. Con más de 700 episodios y un recorrido de seis años, Sugaya es una voz a la que millones de niños japoneses estuvieron acostumbrados en los años 80.

Como suele ser costumbre con figuras públicas en Japón, el anuncio del fallecimiento de la actriz de voz se realizó posteriormente a la fecha en que ocurrió, permitiendo a familiares y allegados el tener privacidad en esta triste ocasión.

Según reporta el portal de entretenimiento Comic Natalie, la causa de la muerte de Masako Sugaya se debe a una complicación en el tratamiento de una enfermedad crónica que no fue especificada por decisión de sus allegados.

El valor de los roles de Masako Sugaya no debería ser subestimado por los aficionados más jóvenes o quienes desde Occidente no tuvimos la oportunidad de escucharlos. Siempre se debe tener en cuenta el valor de que cada figura que le dio forma al anime como la forma de entretenimiento global en la que se ha convertido y no olvidar los aportes que estas figuras brinden.

Lee también:

Shūichirō Moriyama, la voz de Porco Rosso, fallece a los 86 años de edad