Shintaro Kawakubo, el editor de ‘Shingeki no Kyojin’ (‘Attack on Titan’), regresa a las redes sociales para combatir las filtraciones ilegales del manga de Hajime Isayama.

Las filtraciones en el mundo del manga son tan naturales como respirar, pero eso no quiere decir que estén libres de penalización, ni que las editoriales no estén al pendiente de las mismas.

Uno de los casos más notables de obras en serialización es sin lugar a dudas ‘Shingeki no Kyojin’, que mes a mes se revelan nuevos adelantos no oficiales y que mantienen a Kodansha vigilantes de las redes.

Si bien Kodansha impone el castigo, son bien conocidos por tener un verdugo y ese es Shintaro Kawakubo, el editor del manga de Hajime Isayama, quien se encarga de identificar y señalar a los infractores de Twitter.

Su campaña abierta en contra de estas prácticas comenzó en marzo de 2020, donde con un comunicado a través de la red social anunció que no toleraría más filtraciones del manga y que los infractores serían debidamente sancionados.

A un año de sus declaraciones, Kawakubo regresó a la plataforma para dar buenas noticias, en la que reveló que se han hecho grandes avances en el rastreo e identificación de contenido ilegal, agradeciendo a todos por el apoyo.

“Gracias a todas las partes involucradas, estamos logrando un gran progreso en rastrear e identificar las subidas ilegales y las filtraciones previas al lanzamiento de ‘Attack on Titan’. Seguimos investigando estas imágenes y textos en YouTube, Twitter y TikTok en todo el mundo. Espero que disfruten de nuestros productos oficiales”.

¿Las filtraciones hieren al manga?

Por años se ha discutido si las filtraciones y los scans son realmente perjudiciales para el manga, ya que su uso cuenta con puntos tanto positivos como negativos.

Desde Estados Unidos, Latinoamérica y España, todos los fanáticos comenzaron leyendo este tipo de filtraciones y mangas piratas, debido a que el contenido no llegaba a la región y si lo hacía, era meses después.

Gracias a estas las comunidades de amantes del manga crecieron, se creó un mercado que aunque al día de hoy sigue sin ser perfecto, ha permitido que autores lleguen cada vez más lejos.

El problema yace en que aquellos que lo leyeron de forma ilegal puede que no lleguen a comprar la obra oficial, hiriendo a la industria severamente en un momento en el que se esfuerzan en llegar a todos los rincones.

La única forma de combatir esto es no consumir contenido ilegal. Sin embargo, muchos alegan que lo que se debe incentivar es la compra del manga oficial una vez llegue a tu región a pesar de leerlo en la web.

Lee también:

Afición critica nuevamente a Shingeki no Kyojin: The Final Season.

Escribir un comentario