Imagen tomada de 'Beastars' con Legoshi y Rouis en pantalla dividida.

El capítulo número 9 de ‘Beastars’ coloca como protagonista a Legoshi y Rouis, cuyos caminos estuvieron separados hasta el día de hoy.

Con el entrenamiento del lobo gris a punto de terminar y Rouis afianzando su relación con el Shishigumi, ambos se encontrarán con una versión del otro que no esperaban, pero que es necesario que conozcan para seguir avanzando.

El camino de los más fuertes

Legoshi demostró esta semana que ya tiene la fuerza para enfrentarse a animales de diversas especies, desde felinos hasta aves, es difícil conseguir a alguien que lo equiparé.

Siguiendo el camino que le ha enseñado Gohin, donde los depredadores adictos a la carne son pacientes y no criminales, es que nos encontramos con su más grande obstáculo, Riz.

Después de todo el oso pardo es su objetivo principal, el problema es que aún carece de la fuerza necesaria para derrotarlo y es aquí cuando entra Gohin, declarando que nunca tendrá lo que se necesita, a menos de que consiga un compañero.

Yo veo un amigo en ti

Si hay alguien a quien Legoshi admire o que incluso vea cómo un compañero a la hora de la batalla ese es Rouis, después de todo antes de que partiesen por caminos separados, le pidió ayuda en el secuestro de Haru.

El problema es que hasta este momento, el protagonista no tiene idea de dónde se encuentra su senpai y lo peor es que está justo debajo de sus narices, en el mercado negro.

Cada uno ha impartido su justicia en el mismo terreno, con la diferencia de que uno es un yakuza y el otro es un vigilante. Creando un encuentro de dos mundos que se transforma en un gran malentendido.

Debido a las circunstancias, Rouis asume que la única razón por la que Legoshi estaría en el mercado negro es para adquirir carne, manchando la imagen del heroico lobo gris que tiene en su mente.

El fuerte chico que le robó a su novia tras rescatarla de los criminales de los que ahora es su jefe, está arrodillado frente a carne a medio masticar y, aun así, la cola de su Kohai no puede parar de moverse de felicidad ante su encuentro.

Dos caminos y un mismo destino

Una vez Rouis comprueba que Legoshi sigue siendo el mismo tras una cena con los leones dónde rechazo cada bocado, ambos logran tener una conversación de sus posiciones actuales.

El lobo admite que entrena en el mercado negro y Rouis reafirma su posición como líder del Shishigumi, su nuevo hogar y uno que no planea abandonar por nadie, ni siquiera por volver a la luz junto a él.

Quizá los dos han encontrado un camino sin retorno en sus vidas, pero aun así hay algo los une aún más que el amor que tienen por Haru y es la muerte de Tem, el primer suceso que verdaderamente los une.

Legoshi conoce al asesino, su entrenamiento está diseñado para acabar con él, pero eso no es suficiente, necesita a Rouis, necesita su fuerza para continuar al ser el herbívoro que considera capaz de impartir verdadera justicia y en especial paz.

Volvamos a la escuela Cherryton

No podemos quedarnos todo el tiempo en el mercado negro, después de todo la vida de Legoshi se divide entre la cruda realidad de los adultos y las bondades de la cotidianidad de un estudiante de preparatoria.

Esta vida debería estar libre de preocupaciones de no ser por Riz, quien con sus palabras agita al lobo gris incluso ante el club de teatro. Su forma de atacar a Tao tras su expulsión por arrancar el brazo de Kibi, no hacen más que arrojar sal en la herida de Legoshi, hasta que finalmente pierde los estribos.

Enfrentándolo frente a todos sin tapujos mientras Riz se hace el inocente es aterrador y no es solo por la agresividad de Legoshi en público, sino por el descaro flagrante del asesino de Tem.

El único que puede separarlos es Pina, pero hasta eso tiene sus consecuencias. Viendo cómo cada vez más Legoshi logra tener una relación cercana con los herbívoros mientras Riz se quedó sin su mejor amigo por comérselo, podría ser la gota que derramó el vaso para el oso.

Ideas finales

Cada semana ‘Beastars’ se supera y tenemos que admitir que el esperado momento de la reunión entre Rouis y Legoshi fue tan bueno como podríamos desear.

Claro que tiene sus diferencias con el manga, pero a pesar de hacerlo en un solo episodio, no se descuidó ningún detalle entre ellos que fuese relevante para la historia.

La forma en que todo se siente cada vez más fluido da esperanzas de que esta temporada tendrá un final épico, en especial ahora que incluso incluyen historias pequeñas, como el encuentro entre Tao y Kibi.

No lo comentamos antes porque queríamos centrarnos en los protagonistas, pero es que la pantera y el oso hormiguero dan en el clavo con algo clave para la sociedad compuesta entre herbívoros y carnívoros y es que no está libre de culpa.

Kibi siente un miedo por Tao que desea superar y entiende que a pesar de que él se llevó la peor parte, la pantera también está marcada de por vida al herir a su mejor amigo.

Es este punto donde todos convergen, el momento dónde tanto un criminal reformado como una víctima tienen un estigma, algo que incluso en nuestro mundo es difícil de creer, porque todo depende de en quien colocas tus fichas.

¿Qué te pareció el capítulo 09 de ‘Beastars’? Cuéntanos en los comentarios.

Lee también:

Mejores cosplays de la semana con ‘Beastars’ y ‘Naruto’.