Captura de pantalla de Honkai Impact 3rd dentro de una versión renderizada de las oficinas de miHoYo

Cuando nos referimos a miHoYo en tiempos recientes, los tenemos como una referencia global para un estilo y tipo de juego muy conectado al mundo del anime.

El éxito de Genshin Impact en múltiples mercados alrededor del planeta es la muestra de este logro, al establecerse como el juego viral por excelencia de uno de los fandoms más exigentes del mundo. Lejos de ser un logro accidental, su más reciente obra es el resultado de haber progresado naturalmente en el desarrollo de juegos y saber capitalizar cada situación.

Su ascenso meteórico fue repentino y, apuntalado por apoyos clave, los colocó en una postura para contender con los titanes del mundo móvil en China y en el mundo, sin tener los fondos infinitos de sus competidores directos.

Con solo ocho años en el mercado oficialmente, miHoYo sigue apuntando a ser una banda de otakus que salvará al mundo.

Volando hacia la luna

En 2011, un trío de estudiantes de la Universidad Jiao Tong de Shanghai desarrollaron un juego llamado FlyMe2theMoon, realizado en honor a Neon Genesis Evangelion, su serie de anime predilecta.

Un simple juego al estilo de clásicos de Flash en que una chica con coletas de color blanco asciende de manera imparable en un runner constante, con el objetivo de esquivar obstáculos sin chocar. Disponible únicamente en iOS, esta obra independiente les daría la confianza para seguir adelante.

En 2021, miHoYo abriría sus puertas formalmente a su estudio de juegos, con un enfoque firme en crear experiencias de juego con el estilo de sus animes favoritos. Sin reparar en bloqueos creativos o restricciones de contenido, el equipo simplemente lanzaría al ruedo todas las cosas que les gustaban.

Esto tomaría forma con el estreno de Zombiegal Kawaii, un juego con nombre absolutamente risible, que ofrecía un Beat ‘em Up de chicas lindas aplastando zombies en oleadas infinitas y permitiendo coleccionar diferentes personajes, desbloqueando ilustraciones y en general ofreciendo un pasatiempo muy divertido.

Continuidad y contenido peligroso

Llegado 2014, el estudio apostó por borrar las líneas entre los juegos y el anime con si siguiente proyecto. A pesar de que mantuvieron la tendencia de nombres ridículos al llamarlo Guns GirlZ, la idea central era crear una sensación de continuidad con Zombiegal Kawaii.

De esta manera, denominarían a esta naciente familia de juegos como la serie Honkai, con su segunda parte haciendo una jugada muy arriesgada que les pudo haber costado muy caro.

Buscando atraer al fandom de anime más dedicado, miHoYo ofreció cinemáticas de alto nivel hechas en animación tradicional de su nuevo proyecto, mostrando inicialmente a una triada de chicas anime apaleando a hordas de zombies en una secundaria.

El video esta notablemente plagado de fanservice, con las siempre oportunas panty shots que se exacerban a un nivel que roza con el de animes abiertamente eróticos. Además, no se corta en hacer referencias más que obvias a la serie High School of the Dead, que implementa los mismos medios sin ningún pudor.

A estándares actuales, e incluso en aquel tiempo, el ver una cinemática de este tipo y remitirse al gameplay del juego es algo que podía resultar decepcionante para muchos gamers con ganas de probar un juego de alto nivel en el mundo móvil. Pero a pesar de ello, Guns GirlZ trajo consigo algo muy beneficioso para miHoYo.

Bilibili y el tercer impacto

Durante el desarrollo de Guns GirlZ, miHoYo encontraría un compañero en nada menos que la poderosa distribuidora china Bilibili. Siendo espíritus afines, al estar muy ligados a la proliferación del anime en el gigante asiático, empezaron una relación muy cercana.

Bilibili buscaba expandir sus operaciones como la distribuidora más fuerte del anime en China y además entrar en el mercado de los juegos móviles que dominan Tencent y NetEase. Del mismo modo, miHoYo también busca crecer dentro de este mercado sin perder su identidad característica.

Mientras la competencia mira en dirección a replicar juegos como League of Legends o Call of Duty para móviles, miHoYo quiere ofrecer una experiencia de anime como ninguna otra. Superando los estándares de la plataforma y crear el juego online estilo anime perfecto, presentando Honkai Impact 3rd.

Es esta producción de 2016 la que coloca la cereza en el pastel del recorrido de la compañía hasta el momento. En lugar de un título edgy que no tiene cabida, se reconoce la continuidad de la serie y se produce el mayor salto de calidad que se podría imaginar.

Si alguna vez pensaron que el salto entre The Witcher II y The Witcher III fue extraordinario, se caerán hacia atrás con el de Honkai Impact 3rd y sus predecesores. Un juego en 3D de escenarios espaciosos, combates alucinantes y un excelente diseño de personajes, excedía los estándares de su tiempo y brindaba esa experiencia que los fans estaban buscando.

Impacto extendido

Honkai Impact 3rd es realmente la pieza que pone a miHoYo en el mapa global del mundo móvil, con otakus alrededor del mundo empezando a poner sus ojos en el juego de acción estilo anime que de hecho si está a la altura.

A pesar de ser un juego de gashapones como la mayoría, de tener un grinding permanente y de solo ser altamente ventajoso con entradas de dinero en micropagos, se volvió un juego de mucho interés para los fans.

En este momento, miHoYo también sacaría el mayor provecho posible de las decisiones internas de China, al aplicar ajustes a la presentación de sus personajes y evitar ser suspendidos o censurados. Al utilizar menos fanservice, Honkai Impact 3rd llegó con mejor cara al público global, al no ser una obra de anime burdo sino un juego con mejor presencia.

Con todo esto bien definido para miHoYo, vino el estreno más destacado de la historia de su joven compañía, Genshin Impact. Dentro de uno de los años más fuertes de la industria del gaming por numerosas razones, este juego marcaría una tendencia a la que todavía no se le conoce su límite.

La viralidad de la cuarentena

Es el año 2020. El mundo gamer está por un lado a la espera de los estrenos de las consolas de nueva generación y por otro en la búsqueda de juegos que sean capaces de romper con la monotonía de la cuarentena sostenida por la pandemia.

El mainstream estaba salivando por la llegada de Cyberpunk 2077, pero quienes disfrutan de las experiencias comunitarias y de los juegos de alto valor de rejugabilidad estuvieron disfrutando de obras explosivas como Fall Guys, Animal Crossing: New Horizons y Among Us.

Juegos de un altísimo valor viral en redes sociales, al punto de que hicieron tambalear los estándares de la industria en todo el año. Es en este escenario en donde entra Genshin Impact.

Un título marcadamente influenciado por el anime y específicamente por la estética del anime de fantasía, logró llegar a lo más alto aplicando una cuidadosa mezcla de referencias a las series más populares sin caer en colaboraciones simplistas o referencias exageradas. Para ponerlo de modo más simple, cualquier anime de fantasía o isekai se ve muy parecido a como se ve Genshin Impact.

Resonando de este modo con los fans, el juego se hace progresivamente mejor al tener un gameplay muy parecido a uno de los títulos más populares de los últimos años, The Legend of Zelda: Breath of the Wild.

El ofrecer ese nivel de gameplay para un móvil era algo que no se conocía en el mainstream hasta la fecha. MMORPG de la plataforma no tenían tanto alcance y juegos de acción con enfoques parecidos estaban anclados en formatos de pago que no podían compararse.

Si bien el mundo móvil estaba teniendo el repunte de marcas populares como Mario Kart World Tour o Call of Duty Mobile, así como la presencia de Among Us, la oferta de Genshin Impact era muy seductora.

Los resultados hablan por sí mismos. En el mes de septiembre dominaron el mercado de Android y iOS para nunca más soltarlo el resto del año en todo el mundo. En dos meses duplicaron en ganancias su inversión inicial de 100 millones de dólares y para diciembre de 2020, habían ganado casi 800 millones.

Ambiciones a futuro

Una reciente entrevista a Cai Haoyu, presidente de miHoYo, dejó en claro que la compañía quiere seguir creciendo en todas las direcciones posibles, con Genshin Impact siendo su punta de lanza.

Ofreciendo soporte para su juego más popular por el resto de la década y apelando por la creación de experiencias más inmersivas para los usuarios. Prácticamente haciendo referencia a un salto a una realidad virtual de la que los jugadores no querrían salir nunca.

Aunque suena a una distopía isekai muy ilusa a simple vista, la realidad es que hasta hace muy poco tiempo miHoYo era una compañía que hacía juegos estilo runners para iOS y hoy por hoy tienen a millones de otakus comiendo en la palma de sus manos, por lo que simplemente es mejor esperar para ver que se traen entre manos.

MiHoYo no es un estudio común de videojuegos, al no estar metidos de cabeza con el mundo mainstream de la industria dentro de China. Son un grupo que llegó a romper con los estándares de los gigantes del mundo móvil, alcanzando un éxito que todavía no tiene fin.

Pero tampoco son un grupo de indies que prosperaron y nada más, sino que son el brazo especializado de una alianza con múltiples divisiones que encabeza Bilibili como la casa del anime en China. Esta es la sociedad en la que debemos poner nuestro ojo en el futuro, para que los próximos impactos no nos lleguen de sorpresa.