Jugabilidad de la campaña de Call of Duty: Black Ops Cold War.

En una de las historias que suelen darse en juegos competitivos, un grupo de jugadores alcanzó una marca importante en Call of Duty: Warzone.

El battle royale de la franquicia de disparos más famosa del mundo fue el escenario para que el jugador Aydan Conrad y sus compañeros tuvieran su noche mágica. Utilizando su pericia y buena puntería lograron la cifra de 162 kills en una partida.

Entendiendo que Warzone admite partidas de entre 150 y 200 personas, con enfrentamientos que requieren mucha preparación para obtener ventaja, es una marca notable y envidiable. Recopilado en video en YouTube, puede verse la gran habilidad del escuadrón.

Mostrando un rango de 40 eliminaciones en promedio por cada jugador y tan solo unas pocas caídas en batalla, demostraron que se pueden llegar a cifras astronómicas en cualquier juego.

Por otra parte, según el portal SBMM Warzone, la oposición al equipo de Conrad estaba compuesta eminentemente de jugadores de muy bajo nivel en comparación. Apenas con la pericia para poder alcanzar un matchmaking estable y hasta cuatro puntos por debajo en su rango de kills por partida.

¿Logro real o récord manchado?

Poniendo este tipo de elementos en la balanza, se pueden hacer ciertas preguntas con respecto a la validez de esta marca. Es el momento para ello dado que las cifras suelen superar el peso de los hechos con el paso del tiempo.

En términos positivos, 162 kills es una cifra que se cuenta y no se cree. Siendo prácticamente imposible de alcanzar y un mérito para cada jugador el de tener la pericia para llevarlo a cabo.

Por otro lado, que un grupo más talentoso y dedicado, probablemente con más horas de juego que cualquiera dentro de esa sala, haya básicamente inflado sus números y su notoriedad para alcanzar esta marca a expensas de jugadores de bajo rango.

¿Qué opinas al respecto? ¿Es un récord legendario o se hizo fácil al jugar contra jugadores de menor rango?

Lee también

Delincuente británico arrestado por comprar Call of Duty en plena cuarentena