Todos conocemos las controversias que se han creado alrededor de ‘Kimetsu no Yaiba’ en Corea del Sur, donde la censura llevó a Shueisha a cambiar la forma de los pendientes de Tanjiro.

Esto se debe a que los mismos se asemejan a la bandera imperialista de Japón, que se relaciona al símbolo Nazi en Occidente, un periodo que marco a Corea durante la Segunda Guerra Mundial.

Debido a esto, se ha vuelto común que ciertas series que provienen de Japón cuenten con algún tipo de censura, pero si el caso de Tanjiro te parece exacerbado, es porque nunca conociste el trato que recibió ‘Hikaru no Go’.

Gracias a la cuenta de Twitter Tayotayo y a la página web de Somos Kudasai, ahora conocemos esta historia, donde el anime de Studio Pierrot sufrió grandes cambios en 2001 al llegar al país del K-pop.

Hikaru no Go en Corea del Sur

Para el momento en que la serie ‘Hikaru no Go’ llega a Corea del Sur, ya el manga era todo un éxito de ventas en la región, con una historia Hikaru Shindou, un chico de preparatoria quien es acompañado por el fantasma de Sai Fujiwara.

Como un experto en el Go, Fujiwara decide quedarse junto a Hikaru, quien juega en lugar del fantasma mientras descubre su propia pasión por el juego de mesa.

Aunque todo parece una historia sin mucha complicación, en Corea los productores decidieron alterar varios aspectos del anime, situando el lugar de la serie en Corea en lugar de Japón, pasando de la era del periodo Heian al periodo Silla.

Así mismo, cualquier referencia a Corea en la serie se cambió por China para esta versión, encontrando un problema mayor al ver que el atuendo japonés del fantasma interfería con la nueva visión y decidiendo censurarlo por completo.

“¿Recuerdan la corrección en los pendientes para Tanjiro?
Cuando se transmitió ‘Hikaru no Go’ en Corea del Sur, la ropa de Sasai era ropa japonesa por lo que se convirtió en un borrón blanco”.

¿Qué opinas de la censura en Corea del Sur? Cuéntanos en los comentarios.

Lee también:

‘Kimetsu no Yaiba’ vuelve a generar controversia en Corea.

Escribir un comentario