Todos pasamos por este proceso, en el que por 2 o 3 años seguimos semana a semana nuestros mangas favoritos, hasta que un día te tropiezas con que en la última página se revela que la pieza obtuvo una adaptación animada.

Ver a tus personajes favoritos en movimiento, las escenas más impactantes representadas con juegos de cámara, luces y fondo musical, hay pocas cosas que lo superen. Algo que todo lector de ‘Canción de hielo y fuego’ entendió con la primera temporada de ‘Game of Thrones’ (solo la primera).

Claro que las adaptaciones no siempre acaban siendo buenas y los motivos varían, pero en lugar de mirar lo negativo aquí nos enfocaremos en lo positivo, con todos aquellos puntos que hacen de una adaptación del manga al anime la mejor.

Demos un vistazo de cerca a los aspectos que hacen a un anime exitoso tanto en Japón como en occidente, mientras hacemos un recorrido por la industria del manga y la animación.

La popularidad desde casa

Imagen tomada del anime 'Boku no Hero Academia' con Uraraka Ochako acostada en el césped mientras alza su puño derecho.

Para que un anime cuente con una gran popularidad desde antes de ser concebido, lo ideal es que la obra que adapta llegue al mainstream con una audiencia fiel a cuestas.

Esto podría ser un paso lógico, pero es que no todas las obras alcanzan una adaptación por ser populares, ya que todo depende del objetivo de la serie, si es vender mercancía o vender la obra original.

Por lo general, aquellas que tienen el primer objetivo confían en la animación para crear una franquicia, vender productos, experiencias como cafés o eventos especiales, mientras que los segundos tan solo buscan que la editorial obtenga un último empujón en las ventas.

Es por ello, que los animes basados en obras como ‘Boku no Hero Academia’ cuentan con varias temporadas, mercancía, películas y juegos, mientras que animes como ‘Horimiya’ solo existen para dejar a los fans pidiendo más, utilizando como único recurso leer el manga.

El estudio detrás de la adaptación

Imagen tomada del anime 'Black Clover' con un primer plano de Asta en un fondo iluminado

Teniendo estos aspectos en cuenta nos enfrentamos a algo más importante: la elección de estudio de animación. Esto es fundamental para el éxito de una anime, ya que el equipo que está involucrado y la estética del anime y su calidad depende del mismo.

Cada estudio tiene sus prioridades, a los que les importa más una transmisión de varios episodios y una gran cantidad de mercancía como Studio Pierrot, el cual se encargó de ‘Bleach’ y actualmente está detrás de ‘Boruto: Naruto Next Generations’ y ‘Black Clover’.

Mientras que otros se enfocan en aspectos técnicos, como Productions I.G, que une sus conocimientos del 3DCG con el 2D en diversas producciones, o incluso Orange, que en ‘Beastars’ demostró su habilidad en el 3D.

Algunos son todo acerca de la innovación y reinventarse, en empujar al anime más allá y en esta categoría puedes encontrar a MAPPA, los genios detrás de ‘Jujutsu Kaisen’ y Trigger con producciones como ‘BNA: Brand New Animal’ y ‘Kill la Kill’.

Claro que hay un punto medio, aquellos que tienen un éxito garantizado con un buen promedio de espectadores, gracias a las historias populares que toman y una animación decente, como A-1 Pictures, Bones y Madhouse.

Cada uno de estos estudios posee lo necesario para llevar el manga a su máximo de popularidad, siempre y cuando se apegue a algunas pautas importantes para su audiencia.

La fidelidad ante todo

Howl y Sophie

El manga es popular y el estudio le viene como anillo al dedo, por lo que nos falta un aspecto para que verdaderamente despegue, la fidelidad a la obra original.

Si hay algo que parece difícil para los directores de anime, es mantenerse fieles a la historia y no se les puede culpar (del todo). Años trabajando y escalando puestos para convertirte en director, que se reducen a replicar la visión fielmente de alguien no debe ser sencillo.

Después de todo es su arte, incluso el mismo Miyazaki es famoso por cambiar mucho de las obras que adapta, claro que él toma novelas inglesas y no mangas japoneses para ello y por eso sale con la suya.

Los admiradores del manga no aceptan eso, en especial si cambia para peor la visión del autor original, es por esto que es imprescindible que tanto autor como director trabajen juntos.

Esto no es siempre posible debido al apretado itinerario de un mangaka, pero es necesario o acabamos con adaptaciones como el primer intento de ‘Fruits Basket’.

Una adaptación que no llegó a ningún lado

Imagen dividida entre Tohru de 'Fruits Basket' de 2001 y 2019.

Vamos a detenernos un momento aquí ahora que tocamos el caso de ‘Fruits Basket’, ya que es un gran ejemplo de lo que no debes hacer en una adaptación y algunos aprendemos mejor de errores ajenos.

Su creadora, Natsuki Takaya, y el director del anime en Studio Deen, Akitaro Daichi, se llevaron mal desde la primera vez que se cruzaron en 2001.

Daichi tenía su propia visión de lo que sería ‘Fruits Basket’ y Takaya no pudo hacer más que ver cómo pisoteaba su obra, cambiando puntos importantes y decidiendo su propio villano.

Con el manga sin terminar y sin la autoridad de refutar la adaptación, la mangaka se limitó a dejar que todo ocurriera, al menos hasta el momento en que comenzó la discusión de una segunda temporada, a la cual Takaya se negó.

Con elementos importantes que cambiaron la historia, la mangaka espero hasta 2019 para iniciar una nueva adaptación de todo su manga, supervisando la producción en el estudio TMS Entertainment.

El momento del corte

Tanjiro tiene una expresión de sorpresa mientras está rodeado de flamas color fucsia

Hablamos de fidelidad, pero hay algo que no podemos olvidar y este es el trabajo principal del director, que es llevar algo que funciona en papel a la pantalla sin que pierda su esencia.

Parece contraproducente, pero la realidad es que el medio visual exige que se corten ciertas cosas, para dejar que los eventos ocurran con naturalidad y mucho de eso es el diálogo interno.

Aunque el anime es conocido por mostrar este rasgo, lo ideal para un cineasta es que si hay algo que puedes expresar en una toma sin palabras, te abalances a la oportunidad y este es el principal trabajo del director y del guionista en el anime

Juntos toman la obra del mangaka, editan, agregan e incluso reordenan algunos capítulos, algunas veces fracasando, pero otras alcanzando un éxito inigualable como fue ‘Kimetsu no Yaiba’.

El éxito de Kimetsu no Yaiba

¿Se acuerdan que hablamos de esas series que se hicieron para elevar las ventas del manga? Pues ‘Kimetsu no Yaiba’ cumple con varios de los requisitos para pertenecer a esta categoría.

Al manga de Koyoharu Gotoge no le iba peculiarmente bien o mal en la Shonen Jump, pero su final se estaba acercando y necesitaba un último empujón, es ahí cuando llega la serie de Ufotable.

Si bien este tipo de series se hace con una muy buena calidad, el estudio debió percibir lo que no veían los fanáticos del manga y era el potencial que cobró la historia de Gotoge a lo largo de su publicación.

Aunque sus primeros capítulos son difíciles de leer y el arte deja mucho que desear, Ufotable tomó lo mejor del manga y lo transformó en una obra maestra, capaz de superar la popularidad de ‘One Piece’.

Este es un evento único en sí mismo y esto sin contar más adelante su éxito como la película más taquillera de todo Japón, que la convertiría en una referencia para políticos y artistas alcanzando el mainstream.

¿Entonces qué hace a una obra verdaderamente exitosa?

Hablamos de la popularidad del manga, de la destreza del estudio, la fidelidad de la obra, lo involucrado que esté el autor y las libertades creativas de su equipo, así que, ¿por qué no son todos los animes exitosos con esta fórmula?

Las razones pueden variar y muchas veces pueden depender incluso de la suerte, un gran presupuesto puede hacer la diferencia, así como puede significar nada en absoluto.

Puede tener al mejor equipo y aun así no satisfacer las necesidades de la audiencia, porque todo se trata del momento correcto y en el lugar indicado, es un poco cursi y errático, pero así es el anime.

Consigue una buena historia, un buen equipo y da lo mejor para obtener las recompensas que buscas y podría resultar en un gran éxito o en una obra más para el catálogo de animes vistos.

Lee también:

Relevo generacional en el anime: un problema para el cine del mañana.

Escribir un comentario